Congelamiento de paritarias en Tierra del Fuego: “Hubo concesiones por parte de todos los sectores para llegar a un entendimiento”, dijo Federico Hellemeyer

El presidente de AFARTE (la Cámara de la Industria Electrónica de Tierra del Fuego) se refirió al acuerdo alcanzado entre el sector empresarial, la UOM, el gobierno nacional y el provincial por el cual van a congelar salarios hasta 2020 a cambio de no despedir personal.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

“En realidad el entendimiento al cual se llegó ayer fue mucho más grande –comentó Hellemeyer en comunicación con Mañana Sylvestre-. Participó el gobierno nacional, provincial, la UOM y nosotros por el sector empresario. El disparador fue la iniciativa original del Gobierno respecto a la reforma tributaria en lo concerniente a impuestos internos de productos electrónicos. La posición del gobierno era eliminar totalmente los impuestos internos. Y nosotros, que teníamos un tratamiento diferenciado con una alícuota reducida y una cobertura por ende respecto del importado, necesitábamos que esto primero no se tomara de manera inmediata y luego en todo caso se tomara de una manera gradual”.

Según el presidente de AFARTE en este marco de entendimiento “cada uno puso de sí para llegar a este acuerdo y hubo concesiones por parte de todo los sectores. La provincia mantuvo impuestos reducidos, la Nación accedió con algunas tareas que va a llevar adelante para contribuir a la competitividad, nosotros hicimos lo propio y el sector trabajador también hizo concesiones en aras de lograr mantener los 10 mil puestos de trabajo directo que tenemos en Tierra del Fuego, que de otra forma hubieran peligrado”.

En su paso por el aire de Radio 10 Hellemeyer explicó que “lo que ocurría con los impuestos internos a los productos tecnológicos era que el importado pagaba una alícuota mayor y el nacional pagaba una menor. Ese diferencial nos permitía equiparar nuestra competitividad con el producto importado y poder competir. Eso fue lo que se procuraba modificar”.

“Todos los sectores involucrados pusieron de sí para lograr un entendimiento y lograr que los cambios que se implementen a través de la reforma tributaria no signifiquen los golpes que hubiera significado una implementación rápida e intempestiva del cambio en el impuesto interno sobre la fuente de trabajo y el nivel de actividad”, añadió el presidente de AFARTE.

Temas de competitividad
El titular de la cámara de la industria electrónica de Tierra del Fuego explicó además que “el tratamiento que tenían los productos electrónicos nacionales en el marco de los impuestos internos está incluido dentro del marco de estabilidad fiscal de la 29640, que es el régimen industrial de promoción de Tierra del Fuego. Es entendible lo que quiere hacer el Gobierno en materia de bajar impuestos sobre productos para que éstos se abaraten. Pero en el caso puntual nuestro, había que entender la situación particular entre el producto fabricado a nivel nacional y el importado. Por eso nosotros accedimos a que el producto nacional fuera a 0, y respecto al producto importado se bajara la tasa del 17 al 10,5%. Con lo cual hay baja pero contemplando la necesidad de un tiempo que tiene la industria nacional como para volverse más competitiva de manera acelerada”.

Consultado sobre cuáles fueron las concesiones concretas que hizo el sector empresarial, Hellemeyer dijo que “tenemos que trabajar fuertemente sobre los procesos internos de fabricación para volverlos más eficientes. Tenemos que negociar con nuestros proveedores logísticos y de transporte como para reducir el precio de ese servicio que tiene una incidencia en la fabricación de nuestros productos, habida cuenta de la distancia entre los grandes centros urbanos y Tierra del Fuego y finalmente con los proveedores internacionales para conseguir insumos y materias primas más baratas. Estos 3 factores, más allá de que tal vez no tengan tanto impacto comunicacional, tienen una incidencia muy fuerte en la estructura de costos. Con lo cual si no lo hacemos será muy difícil que logremos competir contra el producto importado en la medida en que vaya bajando la tasa de impuestos internos”.

“La reducción gradual que se propone en el nuevo proyecto es en el marco de 5 años, de 2018 a 2023 –detalló Hellemeyer-. En ese período tenemos que empezar a implementar los cambios estructurales rápidamente. Los dos primeros años obviamente son los dos más fuertes y contamos con el acompañamiento del esfuerzo sindical. Llevará mucho esfuerzo, pero creo que será posible. Ojo que los productos electrónicos desde enero hasta la fecha, por un trabajo que se viene haciendo desde hace más de 18 meses, ya empezaron a bajar nominalmente su precio. Hoy en promedio un celular está un 20% nominal promedio por debajo del valor con el que empezó el año, y un televisor 7%”.

El empresario indicó además que en Tierra del Fuego hay 25 empresas que se dedican a la fabricación electrónica: “También hay otras actividades industriales. Y los productos que se hacen por mérito de nuestra gente y también por las exigencia de las marcas internacionales para las cuales se los fabrica, tienen exactamente el mismo estándar de calidad internacional que cualquier otra planta de otra parte del mundo. El caso nuestro no se trata en absoluto de atraso tecnológico u otras cuestiones. Pero la industria tecnológica en el mundo es híper competitiva, es muy difícil competir a la par en términos de costos. La nuestra es una industria que emplea gente, que produce productos de calidad y que ahora está levando adelante un proceso de transformación por el cual queremos llegar con el precio más barato posible”.

Martes 14 de noviembre de 2017