“El voto electrónico en la Ciudad tenían prácticas de seguridad pésimas”, refirió el programador Joaquín Sorianello

El desarrollador informático dialogó con Mañana Sylvestre tras ser sobreseído por la Justicia, en la causa en la que había sido denunciado penalmente luego de revelar fallas en el sistema informático durante los comicios porteños, en la puesta en marcha del voto electrónico. “El sistema es vulnerable”, dijo y manifestó su preocupación porque “alguien puede aprovecharse de esto”.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

En conversación con Gustavo Sylvestre, el programador Joaquín Sorianello apuntó contra la vulnerabilidad del sistema del voto electrónico llevado adelante durante las últimas elecciones a jefe de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, luego de confirmarse la absolución que le diera la Justicia, tras la denuncia penal que le realizara la empresa Grupo MSA a cargo del mecanismo electrónico de voto.

Ayer, la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas número 7 se pronunció a favor de sobreseer al programador, y reconoció la importancia de su rol al poner en evidencia que se trataba de un sistema “vago y que podía ser vulnerado con facilidad”.

Sorianello aclaró que en su búsqueda de información encontró que el sistema del voto electrónico trabajaba en línea con internet, y por tanto halló “filtraciones de información sobre estas máquinas, sobre el código fuente que explica el funcionamiento, y sobre los manuales que usan los técnicos en las escuelas”, durante el comicio.

“Leyendo los manuales de operaciones para los técnicos, empecé a ver que había cosas inconsistentes, la forma en que elegían las contraseñas para los técnicos que era a partir de direcciones de mail, cosa que son prácticas de seguridad pésimas”, explicó.

“El punto cúlmine cuando se lee los manuales es que había un componente de seguridad del sistema, donde las llaves de acceso que garantizan los resultados que se transmiten de las escuelas a los centros de cómputos que va por internet, estaban almacenados en un servidor. Entonces se pueden descargar con un usuario y una contraseña, que es poco nivel de seguridad para una elección. Después encontré que no era necesario, sino que podías descargarte todos los certificados, todas estas llaves de seguridad”, dijo y resaltó que el sistema “es vulnerable”, y por tanto hay riesgos “porque alguien puede aprovecharse de esto”.

“Con esto de los certificados se podían haber enviado datos falsos al centro de cómputos, se podía haber hecho lo que se llama delegación de servicios, mandar información y que el centro de cómputos no las pueda procesar. Tenemos antecedentes a nivel mundial, de agencias de seguridad de potencias como EEUU o Rusia escribiendo software para dañar sistemas críticos que no están conectados a internet”, explicó sobre el caso.

El experto en programación resaltó que el gobierno porteño trabajó con una campaña de marketing en favor del voto electrónico que “estuvo llena de mentiras”. “Uno sospechó que era algo turbio, no algo que buscaba transparencia sino todo lo contrario”, indicó y remarcó que este sistema fue declarado inconstitucional en países como Alemania y en Holanda.

Por último, en Radio Del Plata, Sorianello se pronunció en favor de la posibilidad de “auditar los escrutinios de las mesas en tiempo real y que terceros puedan correr sus aplicaciones que permitan detención de fraude temprano”.

Audio de la entrevista

Miércoles 3 de agosto de 2016