“La política del Gobierno es que se acepte todo, y si no llega la infantería”, precisó Paula Varela, investigadora del CONICET

La docente de la Universidad de Buenos Aires e investigadora del CONICET cuestionó en Mañana Sylvestre la fuerte presencia de efectivos policiales durante la manifestación pacífica de protesta realizada este martes en la sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Este martes, estudiantes, científicos y docentes universitarios realizaron una protesta en la sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología adonde llevaron una carta abierta al ministro Lino Barañao y la Presidente Macri en reclamo contra los ajustes que afectan a los investigadores en ciencias. Lo llamativo fue la importante presencia de fuerzas de infantería que actuaron como herramienta de intimidación ante un reclamo pacífico.

En Radio 10 comentó lo sucedido Paula Varela, docente de la UBA e investigadora del CONICET, quien formó parte de la protesta. Los manifestantes -todos vestidos de negro- realizaron allí una performance denominada “El Velorio de la Ciencias” en reclamo de la reincorporación de 500 becarios despedidos en 2016 del CONICET.

“Es insólito que en una manifestación aparezca una autoridad correctiva como infantería y se metan en un edificio, que es una pecera de vidrio por tanto una represión allí era una situación muy grave”, puntualizó Paula Varela.

“Nos recibieron él (por Lino Barañao) y (Alejandro) Cecatto (CONICET), y el resultado de la reunión fue mostrarnos un acta-acuerdo que firmó el Mincyt con el Ministerio de Educación a partir del cual reinstalarían a los trabajadores investigadores despedidos en distintas universidades nacionales. Nos mostró una promesa y el reclamo nuestro es que reingresen como investigadores del CONICET que es para aquello que concursaron”, expresó.

“La política del Gobierno es acepte que usted es un investigador que hizo un doctorado y no va a poder conseguir trabajo aunque haya sido evaluado, acepte que usted es un operario de fábrica y un día le pegan un cartel en la fábrica y no puede ingresar a trabajar. Y si no lo acepta viene la infantería”, precisó la referente del mundo científico.

Miércoles 9 de agosto de 2017