Voto electrónico: “Un hacker puede vulnerar el sistema y tocar todas las urnas del país”, dijo Sebastián Uchitel

El titular de Investigaciones Informáticas del CONICET, en diálogo con Gustavo Sylvestre, consideró que instalar el voto electrónico en nuestro país tiene un “riesgo ridículamente alto” y manifestó que cualquier software “tienen un error” que puede ser la puerta de entrada para el ingreso de un hacker que tome el control de una elección.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Sebastián Uchitel es director del Instituto Conicet en Ciencias de la Computación y en Mañana Sylvestre rechazó la eventual incorporación del voto electrónico en la Argentina por considerar al sistema como potencialmente “inseguro” frente a un ataque de hackers.

“Lo que hicimos fue mirar cuales son los resultados y las leyes fundamentales que se han probado en el ámbito de la computación que permitirían sustentar o no la idea de construir un sistema seguro que garantice el secreto del voto y lo que vimos es que toda la evidencia indica que esto es imposible desde un punto de vista teórico y práctico, con lo cual los riesgos de embarcarse en una cosa así son evidentemente ridículamente altos”, expresó Uchitel.

“Un sistema de software tiene un error en su producción porque un programador se equivocó en algún detalle este error es una puerta de entrada para un hacker que puede vulnerar el sistema y tomar el control”, remarcó.

“Todos los sistemas de software que construimos tienen errores, y lo vemos en los telefónos celulares que se cuelgan, que se pinchan y estamos todos acostumbrados. Ahora si todas las urnas tienen un error, es el mismo error en todo el software, con lo cual el hacker podría atacar todas las urnas del país en un solo golpe”, agregó el experto en temas informáticos.

Uchitel recordó lo que dejó la primera experiencia de voto electrónico en Argentina durante la elección a jefe de Gobierno porteño en 2015, y consideró como un “fracaso rotunda” al sistema informático.

“El Gobierno dijo que fue exitoso, porque dio la impresión de que fue eficiente, pero se usó un software que era vulnerable, donde se podía ver qué votaba la gente y hay fuertes sospechas de que hubo manipulación , con lo cual usamos un sistema que se sabía inseguro, y con todos los ciudadanos desprevenidos y expuestos. Esto no puedo llamarlo un éxito”, indicó y subrayó lo sucedido en Holanda, uno de los países precursores del voto electrónico, donde se decidió volver a instalar el sistema de voto en papel.

“El sistema de papel es más seguro, y garantiza el anonimato y el secreto del voto, y la capacidad de auditar una urna sin poner en riesgo este secreto”, cerró.

Martes 21 de noviembre de 2017