“El costo del acuerdo con el FMI será una recesión más severa y una aceleración inflacionaria”, dijo el economista Guillermo Rozenwurcel

El especialista en finanzas, en diálogo con Mañana Sylvestre, habló del impacto negativo que tendrá el ajuste impuesto por el FMI, aunque reconoció que sin ese acuerdo la crisis pudo ser “más severa”. “Será atravesar un desierto duro”, dijo sobre los meses próximos en materia económica.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Voces críticas se alzan acerca del acuerdo del Gobierno de Macri con el Fondo Monetario Internacional, y en Mañana Sylvestre opinó el economista y profesor universitario Guillermo Rozenwurcel, quien días atrás escribió una columna de opinión en un importante medio gráfico.

Para Rozenwurcel, el acuerdo con el FMI no da motivos para “celebrar”, adelantó que traerá más recesión e inflación aunque aclaró que sin ese acuerdo las consecuencias podrían haber sido peores.

“Después de la crisis cambiaria, me parece que ir a pedir asistencia al FMI es inevitable. La única función útil que tiene es la de recuperar un poco el tiempo para hacer cosas que hacen falta y no se hicieron antes. El costo del acuerdo con el FMI esto es una recesión que va a ser más severa y una aceleración inflacionaria”, expresó, en Radio 10.

“Lo que planteo es que sintamos un poco de alivio y pongamos las barbas en remojo, porque este no es acuerdo para celebrar, sino para pensar que sólo nos salvamos de una crisis más severa”, deslizó.

Acerca del rojo en las cuentas públicas, que supera el 5% del PBI, Rozenwurcel consideró que la manera para reducir el déficit comercial es achicando las importaciones por caída de actividad, ya que el crecimiento posible de las exportaciones es un tema más complejo, que requiere más tiempo, en una economía como la argentina, que está muy primarizada y poco diversificada.

“La forma que se suele utilizar es reducir importaciones, para producir menos porque hace falta menos insumos y bienes importados. No es una solución virtuosa, es costosa, pero es lo que suele ocurrir”, apuntó.

A todo esto se suman medidas en la misma línea, como el achicamiento del gasto y de la obra pública, lo cual impacta en los niveles de actividad. Además la devaluación también hará mella en la demanda, y activará más la inflación.

En cuanto al tipo de cambio, el economista consideró que el dólar está ya en un punto de equilibrio, pero deberá acompañar el recorrido de la inflación de aquí a fin de año, para no correr riesgo de atraso.

“Seguramente haya más desocupación; es un combo muy complejo. Será atravesar un desierto duro”, finalizó.

Miércoles 27 de junio de 2018