“En 2018, los precios de los alimentos estuvieron 15 puntos arriba de una inflación excesivamente alta”,advirtió Santiago Fraschina

El economista de la Universidad de Avellaneda presentó en Mañana Sylvestres las cifras del último informe que elaboró en torno a la suba de precios de los alimentos durante el año pasado, que fijó en el orden del 64%. A su vez, adelantó que este alza podría continuar este año en virtud de la existencia de una inflación reprimida y del impacto de las subas en los precios mayoristas.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Según un informe estadístico desarrollado por la Universidad de Avellaneda, los precios de los alimentos básicos sufrieron una suba del 64% durante 2018, cifra que excede largamente a la inflación anual, que se ubicará en torno al 48%.

“Los precios de los alimentos subieron 15 puntos por arriba de una inflación excesivamente alta, producto del impacto de la devaluación de la moneda que fue del 105% en 2018”, dijo en Radio 10 el economista de la Universidad de Avellaneda Santiago Fraschina, en diálogo con Sylvestre.

Aclaró que solo en diciembre productos básicos como los huevos sufrieron fuertes subas del 17,8%, que se replicó en otros rubros como la yerba mate (6,3%) o el dulce de leche (4,8%).

Consignó que esto afecta a los sectores de más bajos ingresos, que destinan la mayor parte de su dinero a alimentación y transportes, lo que habla de una mayor “concentración económica”.

Por otra parte adelantó que este proceso aún puede espiralizarse más en 2019, como consecuencia de una “inflación reprimida” en virtud de la recesión y la caída de actividad.

“La inflación mayorista y los alimentos aún no se tradujo a la minorista. Prevemos que estos primeros meses de 2019 veremos reflejada la inflación de los alimentos en los precios minoristas”, expresó.

“Cuando el gobierno dice que habrá una inflación del 23% en 2019 todas las consultoras dicen que el piso será del 30 o el 35%, siempre y cuando no haya una devaluación como la de 2018. Como no tienen los dólares suficientes como para cerrar el déficit externo, cualquier economista prevé que habrá una nueva devaluación”, apuntó.

Agregó que en virtud de estas subas el salario mínimo pudo comprar 10,2% menos de la canasta básica menos que en 2017, mientras que la AUH cayó 6,2%.

Jueves 3 de enero de 2019