Trabajo esclavo: “La subsecretaría de Trabajo porteña descubrió talleres de Juliana Awada y ocultó la información”, dijo Gustavo Vera

Compartir
FacebookTwitterGoogle+

El titular de la Fundación Alameda, y legislador porteño por UNEN denunció en Mañana Sylvestre prácticas de encubrimiento por parte del Gobierno porteño ante situaciones irregulares y de reducción a servidumbre verificadas en talleres que trabajaban para empresas de la esposa de Mauricio Macri.

“Es una denuncia que se hizo en 2007 y se hizo en conjunto con el Gobierno de la Ciudad en la época de Telerman, con la Defensoría del Pueblo y la Fundación Alameda. Habíamos detectado bastante talleres que trabajaban para varias marcas, como Cheeky, por ejemplo o Kosiuko, y logramos a través de cámaras ocultas y acercamos denuncias a la subsecretaria de Trabajo, donde se hicieron inspecciones y se acreditó que había explotación de migrantes en situación irregular, reducción a servidumbre y presumiblemente tráfico de personas”, explicó Gustavo Vera, legislador de UNEN y luchador contra el trabajo esclavo desde la Fundación Alameda.

“Radicamos la denuncia en un juzgado federal, a cargo entonces del juez Ercolini que se declaró incompetente, y pasó la causa a un juzgado ordinario de la Dra. Pombo, que después de una inspección bastante larga en dos de esos talleres del Bajo Flores lograron acreditaron fehacientemente que trabajaba para todas estas marcas con los costureros encerrados durante toda la semana, con jornadas de 7 a 21 horas, en situación de servidumbre con una situación migratoria irregular, y por esto se resolvió la citación a indagatoria de los dueños de Cheeky, de Kosiuko y de Port Said.

La magistrada Fontbona de Pombo imputó por este delito al cuñado de Mauricio Macri, Daniel Awada, en su carácter de presidente de la empresa Cheek SA, causa en la que también están imputados los duelos de Portsaid, y de Kosiuko.

“Las imputaciones son bastante graves y el fiscal hizo un buen trabajo durante bastante tiempo, con inteligencia previa, y en lo que respecto a estos dos talleres hay pruebas enormes, porque hay moldes, etiquetas, remitos, y los testimonios de los propios costureros, cosa que no es habitual”, dijo Vera.

Más adelante, explicó que la situación legal de los dueños de estas marcas “es complicada” porque “la ley de trabajo a domicilio (N° 11.713) establece una solidaridad laboral y penal directa entre los dadores de trabajo y los lugares donde mandan a confeccionar sus prendas”.

En cuanto a la relación entre Daniel Awada, y su hermana Juliana, esposa del jefe de Gobierno Mauricio Macri, Vera sostuvo que “El primer Cheeky es de la familia Awada, por tanto Juliana ha participado varias veces en actividades que tienen que ver con el negocio de Cheeky. Sin perjuicio de esto, hay que recordar que Juliana Awada también está denunciada por su propia marca Juliana Awada, en el 2006, en una causa que quedó congelada en los tribunales federales de San Martín del juez Oyarbide, y otra causa que se abrió en marzo de 2011”.

En Radio Del Plata, Vera amplió sus denuncias y dijo: “Tengo entendido que el año pasado, la subsecretaria de Trabajo porteña también descubrió talleres de Juliana Awada y ocultó la información públicamente, y omitió hacer la denuncia penal, y estos datos provienen de los propios delegados de esa subsecretaría”.

“No me cabe la menor duda que hubo encubrimiento, y siguen existiendo en el ámbito porteño pero ahora hay una actividad judicial un poco más intensa y esto favorece la causa por la que estamos peleando que es la de erradicar toda forma de esclavitud”, acotó el legislador de UNEN.

“Hay bastantes fallos y resoluciones que están saliendo ahora. Y de hecho hay 685 esclavistas presos en este momento, por distintas causas. Si bien esto no ha atacado ha buena parte de la estructura, si ha comenzado a sacudir los cimientos”, cerró.

Audio completo de la entrevista

Martes 25 de febrero de 2014