Un reencuentro que esperó más de 30 años

Compartir
FacebookTwitterGoogle+

CarolinaREn Mañana Sylvestre, la periodista y escritora Carolina Ortega relató el extraño momento que vivió cuando en forma circunstancial en un taxi se reencontró con su padre a quien no veía desde los 7 años, justo cuando se dirigía a ver a su madre que había sufrido un asalto. “Creo mucho en esto del destino, y por algo fue ese día, y yo ya lo perdoné, y si nos espera otro tipo de historia de acá en adelante, el destino dirá, y creo que así está bien”, dijo. Aquí su historia.

“Fue un hecho fortuito, digamos que el destino estuvo ahí. Mi mamá vive en Burzaco, en la provincia de Buenos Aires y la asaltaron, cosas que pasan últimamente seguido, Yo estaba trabajando en la Cámara de Diputados el día miércoles y salí desesperada, y yo no tengo auto ni tenía a nadie a mano que me llevara hasta allá. Paré un taxi y fui haciendo llamados a mi mamá, a mi tío, compañeros de trabajo que me llamaban para ver qué me había pasado, y a los 20 minutos, ¬-iba de Capital hacia provincia- y a la altura de Lomas de Zamora, levanto la vista y miro por el espejo retrovisor y le reconocí los ojos porque somos muy parecidos, y cuando miro el cartelito que va detrás del asiento del acompañante que lleva los datos del chofer del taxi, y corroboro con el nombre que efectivamente era. Claro, que el cimbronazo fue muy fuerte, sobre todo por las circunstancias en que estaba”, relató la periodista Carolina Ortega, quien no veía a su padre desde los 7 años, luego de una separación conflictiva, y cuya historia tuvo mucha repercusión en la red social Twitter.

“Esto es como un sueño. La situación fue tan shockeante, en un momento dije me bajo, no por mí, sino por mi mamá, que no sabía la reacción que iba a tener, cómo iba a reaccionar él”, explicó.

Más adelante, manifestó que “lo lloré tanto, lo extrañé tanto y lo tuitié tanto en estos años, y llevó 8 años de terapia que no es poco, y el destino hizo que fuera una manera de reconciliarnos”.

En Radio Del Plata, Ortega detalló que “me di cuenta que él sí se dio cuenta, y que estaba muy nervioso porque estaba tocando bocina, iba rapidísimo. Me cobró y le pagué, sólo atiné a decirle si sabía cómo volver, y me dijo que sí. Le di el dinero, y golpeé las manos para ver si mi mamá había podido entrar a casa y él se quedó esperando que mi mamá viniera, y cuando salió ella, él arrancó”.

“Yo creo mucho en esto del destino, y por algo fue ese día, y yo ya lo perdoné, y si nos espera otro tipo de historia de acá en adelante, el destino dirá, y creo que así está bien”, concluyó.

Audio completo de la entrevista

Viernes 26 de abril de 2013