Rafael Correa: “Quiero mucho al Papa Francisco, es una voz convocante en el mundo”

El mandatario ecuatoriano conversó con Gustavo Sylvestre, destacó la figura del Pontifice y su importante rol en el mundo de hoy. Aseguró que Francisco “conoce la realidad latinoamericana" con lo cual "es una gran ventaja para nosotros”.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

En entrevista exclusiva con Gustavo Sylvestre y difundida este jueves en Mañana Sylvestre por Radio 10, el presidente de Ecuador ponderó el rol que tiene hoy el Papa Francisco en el mundo y manifestó su admiración por el líder religioso argentino.

“Me despierta mucha admiración Francisco, lo quiero muchísimo. Yo creo que ya es una voz convocante en el mundo. Hace años que no se escucha un Papa, y que está hablando claro y contundentemente y que conoce la realidad latinoamericana con lo cual es una gran ventaja para nosotros”, expresó el líder político latinoamericano, quien vista el país a pocos días de culminar su mandato como presidente de Ecuador.

La figura de Macri

Consultado sobre su parecer acerca del Presidente Mauricio Macri, Correa manifestó: “Tenemos muy buena relación, lo respeto muchísimo y fue elegido por el pueblo argentino, y le deseo la mejor de las suertes”.

El rol de los medios en la región

En charla extensa con Sylvestre, Correa cuestionó al nuevo rol político que hoy parecieran ejercer los medios concentrados en Latinoamérica y cargó contra cierta persecución mediático-judicial que pareciera afectar a líderes de la región.

“En Ecuador el principal opositor en estos 10 años no han sido los partidos de derecha, porque además están muy desarticulados, sino los medios de comunicación que son de esos partidos. Nuestro partido de oposición ha sido la prensa mercenaria y en esto está muy consciente nuestra América, no debemos tener miedo en llamar las cosas por su nombre. ¿Por qué el que crítica a la prensa está contra la libertad de prensa? No, señor, estamos con la verdad”, advirtió.

“Se han perdido en los últimos años los límites y los escrúpulos, porque un poder mediático no tiene contrapoder. Son actores políticos descarados y creen que libertad de prensa es libertad de empresa y están vendiendo una mercancía más a la que pueden adornar, modificar, alterar, distorsionar e incluso ocultar de acuerdo a su conveniencia cuando lo que están dando es información y es un derecho ciudadano. Han rebasado límites antes inimaginables en la prensa latinoamericana y ecuatoriana en nuestro caso”, concluyó.

Jueves 18 de mayo de 2017