“Una falla de motor en un avión de ese porte no puede ser causal de accidente”, afirmó Pablo Biró, de la asoc. de Pilotos

Compartir

El representante gremial y piloto de Aerolíneas Argentinas consideró en Mañana Sylvestre que el accidente ocurrido en el Río de la Plata se debió a un conjunto de “causas concurrentes”, y dijo que es usual en la aviación la contaminación del combustible por múltiples factores.

“Tengo una idea bastante certera de lo que pasó pero por un tema de respeto profesional y de seriedad no me lo permito decir y hay una investigación en curso. Puede haber una concurrencia de causas porque un accidente nunca es ocasionado por una sola causa, sino que hay una secuencia de eventos”, estimó Pablo Biró, secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, sobre el accidente aéreo ocurrido cerca de la costa uruguaya, y que dejó un saldo de 5 muertos.
“Una falla de motor en un avión bimotor de ese porte no presupone el causal de accidente, puede volar perfectamente con un solo motor. Ni tampoco falló sólo por tener combustible contaminado”, consideró.

“Combustibles contaminados en la historia de la aviación hay miles de casos, es muy normal, y hay desde formación de hongos en los tanques de combustibles hasta filtración en los tanques de servicio de algún aeropuerto, donde se raja un tanque y se perfora una napa, entra agua, y llega sedimento a filtros. Siempre hay una serie de eventos que tienden a evitar esto, y hay una serie de chequeos, y tiene que fallar el umbral de medidas que se toman para que se dé un accidente”, explicó el piloto de Aerolíneas.

En cuanto a los efectos que genera la contaminación del combustible, indicó que “produce falta de alimentación cuando empieza a pasar por los filtros y tienden a taparse. Cuando el avión está en vuelo con temperaturas bajo cero, el agua se congela y las cañerías se empiezan a cargar de hielo”.

Respecto de los factores climáticos, Biró señaló que “había neblina y la meteorología en un vuelo es muy importante. Ayer hubo demoras y ese mismo vuelo estuvo demorado”.

En relación al tipo de avión siniestrado, un Bravo Eco 20 Beechcraf, Biró sostuvo que es “uno de los más seguros de la historia, que hizo su primer vuelo en 1972 y se fabricaron más de 3500 aviones, y es muy conocido en la industria, con dos motores de 800 caballos cada uno. Además el piloto era muy conocido en el ambiente y con mucha experiencia”.