Acoso escolar: “El chico subía a mi auto, y me decía ʽmamá me ahorcanʼ”, el testimonio de Alicia

Compartir

En Mañana Sylvestre, la mamá de un chico que sufrió acoso escolar relató los duros momentos que le tocó enfrentar en la escuela adonde concurría su hijo.

“Mi hijo vive a dios gracias, lo hemos protegido, ahora tiene casi 17 años, y esto empezó a los 11 años. Hemos peregrinado, Hemos cambiado de colegio en el mismo barrio, porque no queremos mudarnos, y a los quince días del cambio del primer colegio, en un nuevo colegio en donde no nos conocía nadie apareció un caso de cyberbullying, en donde chicos del colegio anterior lo amenazaban. Y todo seguía a través chat , donde lo amenazaban de muerte”, contó Alicia.

Luego, explicó que “siempre hay alguien que es tomado de punto por alguna razón. En el caso de mi hijo, tenía cierto parecido a Harry Potter, tocaba la guitarra, era un grupito de grado que eran muchos varones que jugaban al fútbol, y a mi hijo no le gustaba jugar al fútbol, sino al tenis. Entonces lo llamaban patadura, y todos esos epítetos que suelen escucharse y que lo hemos vivido también nosotros cuando íbamos al colegio. La diferencia es que esto se tornaba en algo premeditado, sostenido en el tiempo, el acoso era verbal y psicológico”.

Los maltratos continuaron y Alicia relató que “el chico subía a mi auto, y me decía ´mamá me ahorcan´, yo pensaba que era un juego bruto de varones y en realidad, se trataba de que en el momento del recreo había un grupito que entretenía a la docente y otros 5 lo rodeaban, le apretaban el cuello, decían que se llamaba camaleón. Y esto siguió, le rompieron la guitarra, desaparecían cosas de la mochila, un relato muy parecido al que contaba el abuelo de este chiquito de Temperley”.

Sobre la actitud de las autoridades educativas, la mamá refirió que “en el colegio siempre buscaban un culpable, este era el error, en vez de entender al grupo como acosador, y entender la situación de un acosado, y que muchas veces existen cómplices, porque no hacen nada por evitarlo”.

Más adelante, en Radio La Red, Alicia comentó el momento en que cayó en la cuenta de la situación que estaba atravesando su chiquito: “En una reunión de padres, aparece una madre que es pediatra, y pregunta al colegio qué estaba pasando con la disciplina. Y ahí me dice ´si no hacés algo por tu hijo te lo van a entregar en una bolsa de plástico´, y estallé en llanto. Mi hijo había sido blanco de maltratos sistemáticos y yo lo desestimaba pensando que era una cosa cotidiana de varones y nada más, pero después empecé a averiguar. El dueño del colegio se tomó 20 días para analizar el caso. Mi hijo no quería ir a la escuela, y le bajó el rendimiento escolar”.

“Esto siguió por internet, mi chico no podía caminar por el barrio porque lo amenazaban, entonces me transformé en una remisera, en un protectora, pedía ayuda hasta el mismo intendente en donde yo vivo, y la misma policía tuvo que dar vueltas por el mismo colegio”, agregó.

Miércoles 4 de abril de 2012