Apagón histórico: “Lo que hay que empezar a discutir es cómo se controla a las empresas privatizadas”, destacó Víctor Bronstein

El director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (CEEPYS) dijo que “lo que preocupa es la intención del Gobierno de privatizar el sector de transporte de la energía eléctrica, que había sido en parte reestatizado por el gobierno anterior”.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

“Es difícil encontrar la respuesta que no tiene el propio Gobierno sobre las causas del apagón masivo, porque uno no está en la operación técnica -señaló Bronstein en diálogo con Mañana Sylvestre-. Y en eso hay que darle cierta `derecha´ de que esta investigación tal vez requiera unos días. Lo que preocupa es la actitud que tuvo el Gobierno, que tiene que ver con una intención de privatizar el sector de transporte de la energía eléctrica que había sido en parte reestatizado por el gobierno anterior. Porque lo que está marcando esto desde el punto de vista político es la importancia estratégica, e incluso geopolítica, que tiene la red de transporte de energía eléctrica de alta tensión, que es lo que se llama el SADI (el Sistema Argentino de Interconexión)”.

El SADI fue privatizado en los 90, en la época de Menem. A partir de esa privatización el sistema fue adquirido por Pérez Companc, que luego se lo vendió a Petrobras. Y en 2002 hubo una discusión porque justamente quedaba en manos de una empresa extranjera el control del sistema de interconexión eléctrica de la Argentina… Y lo que mostró el colapso de ayer es la importancia que tiene dentro del sistema energético de todo el país. Entonces había una cuestión geopolítica. En ese momento se obligó a Petrobras a que lo venda. Pero se lo vendió a una empresa inglesa. Entonces había un problema directamente de soberanía respecto al manejo de este tipo de empresa, que tiene que estar controlada por el Estado. En realidad lo que se tiene que empezar a discutir hace mucho es cómo se controla a las empresas privatizadas”.

Thatcherismo energético
Según Bronstein, “el tema es cómo fue estructurado del tema en los 90. Se usó un modelo que había empleado Margaret Thatcher en Gran Bretaña, donde en general el Estado se retiró un poco de la supervisión de las cosas que hacían las empresas que tenían la concesión del sistema. Y lo que hace ese modelo en teoría es multar si hay alguna falla. Actúa después que hubo un problema. Pero no lo previene”.

“En Argentina se demostró que este sistema no da resultado –continuó Bronstein-. Ya pasó durante los cortes en otros segmentos (cuando teníamos los cortes de Edenor y Edesur que fueron en la línea de distribución). Acá lo que habría que repensar es justamente la estructura del sistema. Cómo hacer para que el Estado tenga más injerencia para ir controlando las cosas que van haciendo los concesionarios privados, y tratar de evitar que vuelva a ocurrir algo como lo que pasó ayer”.

Lunes 17 de junio de 2019