Caso Nisman: Las conclusiones de la junta médica

Compartir
FacebookTwitter

Los miembros de la Junta médica que estudió la muerte del fiscal Alberto Nisman entregaron el resultado del informe a la fiscal Fein, con disidencias respecto a las conclusiones.

Lo cierto es que los 12 peritos oficiales más el médico colocado por la defensa de Diego Lagomarsino, Mariano Castex, coincidieron todos en cómo se dio la muerte del fiscal. Lo que dice la Junta Médica es que la data de la muerte hay que situarla en el domingo 18 de enero, en una franja horaria que va entre las 12 y las 16 horas. A esa hora nadie acompañaba a Nisman en el departamento de Puerto Madero.

Mientras que el dictamen de minoría elaborado por los forenses Osvaldo Raffo y Julio Ravioli en representación de la querellante Sandra Arroyo Salgado consideraron que el día de la muerte fue el sábado.

“El mecanismo mediante el cual se produjo la herida que causó la muerte, es compatible con una lesión autoprovocada. Porque había una hipótesis por parte de los peritos de Arroyo Salgado que indicaba que había sido disparado por otra persona desde atrás, en donde el cuerpo de Nisman estaba con una rodilla en tierra, frente a la bañera”, explicó el periodista Néstor Espósito.

La junta hizo una recreación en el propio baño de Nisman de la teoría de los peritos de Salgado. Intentaron poner a una persona con una rodilla en tierra y de frente a la bañera, e intentaron ubicar a otra detrás de manera tal que pudiera dispararle, según la teoría que tenían los peritos de la querella.

Esa experiencia no se pudo repetir, porque era imposible realizar esa mecánica, esa dinámica de la muerte de Nisman tal como estaba prevista. Era imposible que eso hubiera ocurrido así”, sostuvo Espósito.

Por otra parte, las pericias criminológicas que se conocerán en las próximas habrían comprobado que no hubo ningún cuerpo que se interpusiera en el recorrido de la sangre que salía del cuerpo de Nisman, al momento del disparo.

“Las manchas de sangre que están en la puerta, están puestas sobre la placa, la parte que da al interior del baño, ya que en el canto donde se encuentra la cerradura de esa puerta, no hay ninguna mancha. Por la forma en que se produjo, si la puerta hubiera estado abierta ligeramente o entreabierta, alguna mancha de sangre debió haber quedado y no las hay”, finalizó el periodista.

Miércoles 20 de mayo de 2015