«Durante el macrismo el programa de testigos protegidos se usó para perseguir adversarios políticos», señaló Darío Díaz

El ex titular del Programa de Protección de Testigos y actual auditor general de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, en charla con Mañana Sylvestre, apuntó contra el DNU de Macri –hoy derogado por el gobierno de Alberto Fernández, que sacaba de la órbita del poder ejecutivo a dicho programa y sostuvo que durante la gestión de Cambiemos se direccionaban declaraciones de testigos protegidos para “condenar a opositores”.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

“Todo lo que hicieron estuvo por fuera de la ley. Las últimas declaraciones de Vandenbroele se han inserto en estas políticas de laboratorio de comunicación social que tuvo y que tiene Cambiemos. Tienen esta práctica del esposo o esposa infiel, de negar todo terminantemente, aunque toda la evidencia lo esté demostrando. Durante el macrismo el programa de testigos protegidos se usó para perseguir adversarios políticos. No se puede con fortunas estar direccionando declaraciones de estos supuestos testigos para condenar adversarios políticos», señaló Darío Díaz, quien estuviera durante 8 años –hasta 2015- como responsable del Programa de Protección de Testigos y que hoy se desempeña como auditor general de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

En charla con Pablo Ladaga en Mañana Sylvestre, Díaz apoyó la derogación del DNU firmado por Macri que sacaba al programa de la órbita del poder ejecutivo e indicó: «Se pretendía ocultar bajo algún pliegue del poder judicial cómplice estas maniobras que tuvo el gobierno de Mauricio Macri».

«El peor de los crímenes es bastardear una institución del estado para quitarle la virtud a la democracia que es la verdad y la justicia», recalcó.

Puntualmente sobre el caso de Alejandro Vandenbroele, sobre el sobrevuelan denuncias por haber recibidos supuestas compensaciones económicas para declarar contra Amado Boudou en la causa Ciccone, Díaz cuestionó el tratamiento que le dieron y puso en duda la existencia real de amenazas contra su integridad física.

«Me cuesta pensar que hay algún nivel de riesgo que justifique la inclusión de Vandenbroele en el programa. Él estaba con una supuesta amenaza, porque así lo denunciaba la esposa de Vandenbroele, en Mendoza y a él el programa lo localiza a pocas cuadras de la casa de la esposa. Además.. ¿Amenazado por quién? ¿Por Amado Boudou? No hay antecedentes violentos que justifiquen una relocalización de Vandenbroele, es un absurdo, una payasada», deslizó.

Viernes 21 de febrero de 2020