Envenenado con radiación: “Había agua pesada en una botella de plástico”, indicó Damián Straschenco, de Luz y Fuerza

El secretario Adjunto del gremio de Luz y Fuerza de Zárate denunció en Mañana Sylvestre un atentado contra su vida al detectarse material radiactivo en su cuerpo en uno de los controles habituales en la planta nuclear de Atucha, donde trabaja. Al parecer el sindicalista bebió agua pesada que se puso en una botella de plástico que usaba para hidratarse en su oficina. Straschenco dijo desconocer las motivaciones que pudieron llevar al hecho y consideró “apresurado e irresponsable” emitir conjeturas al respecto.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

El secretario adjunto del Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate, Damián Straschenco denunció en diálogo con Mañana Sylvestre el atentado que sufrió en la planta de Atucha, donde desconocidos habrían incluido agua pesada proveniente del reactor en una botella que usualmente usa en su oficina para hidratarse.

El gremialista radicó la denuncia penal y la Justicia Federal de Zárate-Campana caratuló el caso como intento de homicidio.

“Fui a hacer mis tareas gremiales en una oficina que tenemos dentro de la central y cuando me voy a retirar y se detectó en uno de los controles que yo tenía radiación. Me hicieron estudios y me controlaron en la misma planta sin saber de dónde podía provenir esa situación porque yo no tengo acceso a la parte radiológicamente controlada”, explicó Straschenco.

“Se inició un protocolo médico con medicamentos y suero para que pudiera eliminar lo más rápido posible la radiación que había ingerido y se empezó una investigación dentro de la planta para ver dónde podía haber ingerido eso”, agregó.

“El día miércoles se descubre en mi oficina que en una botella que yo uso para tomar agua estaba contaminada, y el jueves me confirman que era agua pesada, y que es la que está dentro del reactor. Evidentemente esto fue adrede, y decidimos hacer una denuncia penal”, indicó el gremialista.

El integrante de Luz y Fuerza comentó que el material radiactivo incluido en la botella plástico no tenía el peligro necesario como para matarlo pero “sí puede ocasionar un daño a corto o mediano plazo, a nivel celular, en el adn o en los cromosomas”.

Straschenco desconoce las motivaciones reales del atentado y calificó como “apresurada e irresponsable” cualquier conjetura al respecto.

“Con la empresa siempre estamos en conflicto, es una relación empresa- gremio donde se intentó hacer un poco de lío porque somos un gremio muy combativo. Por ahí quisieron generar una reacción nuestra”, analizó.

Viernes 26 de mayo de 2017