Plasma de convalecientes: “Los estudios muestran que reduce la internación en un 50% y también la mortalidad”, dijo el Dr. Barbieri

El médico especialista en terapia intensiva explicó en Mañana Sylvestre los beneficios del uso de sangre de pacientes curados de coronavirus como método de tratamiento eficaz para enfermos moderados y graves. El galeno aclaró que los estudios aún tienen “casuística baja”, sin embargo tratamientos similares ya tuvieron éxito tiempos atrás en la lucha contra la gripe española y contra la fiebre hemorrágica argentina.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

La sangre de pacientes curados de Covid-19 podría ser la herramienta clave para tratar a los enfermos más comprometidos por coronavirus bajo la premisa de que en esa transfusión les aportaría anticuerpos efectivos contra la enfermedad.

En Mañana Sylvestre consultamos al Dr. David Barbieri, médico especialista en terapia intensiva y jefe de sección del Instituto del Transplante, quien dio detalles acerca del tratamiento denominado plasma de convalecientes.

“Es un protocolo que no es nuevo, porque la Argentina fue pionera en esto. Se inició hace más de 100 años en tiempos de la llamada gripe española donde se vio que el plasma de los pacientes recuperados tenía efectos beneficiosos. Y también cuando fue el episodio de la fiebre hemorrágica argentina, efectivamente se vio esto y con buenos resultados”, dijo el médico.

En cuanto al tratamiento, según Barbieri funciona como una transferencia de anticuerpos.

“El concepto es simple, cuando todos nacemos estamos protegidos por anticuerpos de nuestra madre –y se llama inmunidad pasiva-. La mamá a través de la placenta traspasa sus propios anticuerpos que adquirió a lo largo de su vida, por vacunaciones, por infecciones contraídas o lo que fuera, y protege al bebé durante los primer mes de vida del bebé. Acá básicamente lo que estamos haciendo es dar los anticuerpos generados en un huésped que ya padeció la enfermedad y permitirle al paciente que ya está padeciendo el coronavirus tener herramientas para combatirlo. Ganás tiempo para que su propio sistema inmune empiece a reaccionar contra el coronavirus y genere sus propios anticuerpos”, comentó.
En cuanto a la eficacia del tratamiento, según Barbieri, ya se realizan “algunos primeros estudios en China, en Arabia y en EEUU -con casuística baja- y muestran que reducen la internación en un 50% y también reduce la mortalidad”

“Esto es importante, porque el limitante son los recursos de salud, y si reduzco la internación, reduzco el consumo del equipo de salud, y también reduzco la posibilidad de complicaciones dentro de la internación, por infecciones intrahospitalarias”, explicó.

En cuanto al modo de obtención del plasma sanguíneo de un paciente curado por coronavirus, el galeno consideró clave que verificar que ya no haya virus circulante en el donante. Luego puede hacerse por dos vías.

“Es simple de obtener, cuando se dona sangre se obtiene por la separación del plasma de los glóbulos rojos y eventualmente también de plaquetas. Lo que nos interesa en este caso es el plasma donde van a estar los anticuerpos. También se puede hacer el plasma por aféresis, que es conectar al donante a una máquina para entrar en un circuito y sacar solamente el plasma dejándole los glóbulos rojos al donante. Y pasadas las 72 horas ya podría donar nuevamente plasma, pero este sistema no es accesible en todos lados”, remarcó.

Por último, Barbieri precisó en Radio 10 que aún no se está utilizando esta práctica médica porque en Argentina “porque tenemos todavía menos de 300 pacientes recuperados, por tanto no tenemos una masa crítica como para poder empezar a hacerlo”, pero sería clave comenzar a realizarla ni bien se tenga un número alto de recuperados para destinarlo a pacientes moderados y graves, resumió.

Lunes 6 de abril de 2020