Ratificación del tarifazo: “Los clubes de barrio no podremos afrontar el aumento”, alertó Alejandro Sengiali

El presidente del club de barrio Las Heras de San Martín se refirió a la resolución de la Justicia que dictaminó que los clubes del barrio deben afrontar el aumento en la tarifa de la luz. Y adelantó que esta semana presentarán un recurso de queja en la Corte.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

“Tomamos esta resolución con mucha preocupación –indicó Sengiali en diálogo con Mañana Sylvestre-. Ya estamos trabajando por un nuevo recurso. Esta es una discusión que viene desde principios de 2016, cuando salieron las primeras resoluciones. Cuando iniciamos la primera acción de amparo, empezamos a sacar medidas cautelares que la justicia federal de San Martín nos había otorgado, y tuvimos cuatro medidas cautelares. Durante ese lapso obviamente no pagamos con las actualizaciones, con lo cual pudimos sostener los clubes. El de energía eléctrica es el servicio más complicado, es el único que no tiene tarifa en el reintegro que se hace”.

El presidente del club Las Heras de Villa Ballester (partido de San Martín) comentó que de mantenerse este aumento “no podremos afrontarlo. La situación de los clubes de barrio no escapa a la realidad de cualquier institución de bien público y se trata de sostener con los recursos propios que se tienen, básicamente con las cuotas de los asociados. Por ejemplo el nuestro es un club de entre 800 y 900 socios más o menos, de los cuales muchísimos están becados. Hay gastos estructurales que no los podemos bajar. Imagínense un club que tenga que abrir sin la luz, o que tenga que cerrar a las 20 horas, con toda la función social que cumplen los clubes, y con todo lo que significa la actividad que tienen (el nuestro es un club de 95 años…)”.

Sengiali detalló la implicancia del aumento: “Es imposible afrontarlo, por una cuestión lógica, matemática. Si a mediados de 2015 teníamos una fractura de alrededor de 5 mil pesos, y en abril de 2016 empezaron a venir facturas de entre 30 y 40 mil pesos, si lo proyectamos en el tiempo sería imposible de poder solventar, máxime que con esa resolución de la Cámara Federal que niega el recurso extraordinario, tendríamos un retroactivo de más de un año (somos 6 los clubes que iniciamos esta acción de amparo). Estamos hablando de un retroactivo promedio de 200 mil pesos por club. Esa es la situación”.

Sengiali adelantó que “esta semana estaremos presentando un recurso de queja directamente en la Corte nacional. Esperamos  que al menos se aboque a la cuestión y la trate como tal, que es lo que no pudimos conseguir con este recurso que la Cámara denegó hace unos días”.

Ante la consulta de si los clubes corren riesgos de tener que cerrar o reducir actividades de manera importante en virtud de esta ratificación del tarifazo, Sengiali respondió que “lógicamente. En los dos últimos años prácticamente no hemos elevado la cuota social. En nuestro club este año la elevamos al 20%, y el año pasado algo parecido. Imaginate con una factura exponencial con aumentos del 500% (que era lo que estaba viniendo antes de la medida cautelar que obtuvimos en su momento), es matemáticamente imposible… No podemos trasladar eso al socio. Es desproporcionado, irracional”.

Con respecto a los aportes no reintegrables aprobados por el Estado, el presidente del club Las Heras de San Martín señaló que “la ley 27098 creó el registro nacional de clubes. Cuando salió el nuevo cuadro tarifario, llamativamente esa ley no estaba ni siquiera reglamentada. Cuando los clubes empezaron a reclamar, se reglamentó esa ley”.

Sengiali indicò que le ley habla de tarifa social, de una tarifa diferenciada: “En el caso de Edenor (energía eléctrica) yo decía que es el único servicio que no tiene tarifa social. Nosotros nos hemos inscripto hace ya un año en el registro nacional de clubes, para  lo cual hay que cumplir una serie de requisitos sumamente complejos y burocráticos. En San Martín somos pocos los clubes (entre 5 ó 6) que pudimos entrar al registro. Esto hace que el 95% de las asociaciones civiles sin fines de lucro queden afuera de esa ley –continuó Sengiali. En ese registro tuvimos que registrarnos, presentar la documentación, y a los 8 ó 9 meses (o al año) nos reintegran el 40% del monto de la factura, pero a un valor histórico. O sea que no solamente tenemos que pagar el total de la factura y esperar casi un año para que nos lo reintegren, sino que además nos lo devuelven a un valor histórico, en un país que tiene un proceso inflacionario del orden del 25 al 30%. Con lo cual es imposible que se pueda sostener”.

Viernes 1 de septiembre de 2017