Raúl Kollmann: “A Nisman se lo ha utilizado geopolíticamente”

El periodista de Página 12, en comunicación con Gustavo Sylvestre, opinó sobre la actualidad de la causa que investiga la muerte del fiscal a 4 años de su deceso, y subrayó los intereses políticos internacionales que rodearon el caso. Sostuvo que no existe una sola prueba que justifique la hipótesis del asesinato y por el contrario son muchos los indicios que encaminan la causa hacia un suicidio.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

“Tuny” Kollmann pasó por el aire de Radio y en charla telefónica con Gustavo Sylvestre, habló sobre los mitos y certezas detrás de la causa judicial que investiga los motivos de la muerte del ex fiscal de la UFI AMIA Alberto Nisman.

“A Nisman se lo ha utilizado geopolíticamente en todo el conflicto con Irán del lado de la derecha de EEUU e Israel y en contra de lo que ellos llaman gobiernos populistas como el de Lula o de Cristina que tenían una política más independiente en lo internacional”, precisó el periodista.

Kollmann descartó de plano la hipótesis del homicidio, porque a su juicio no hubo indicios que lo justifiquen: “No encontraron absolutamente nada en cuatro años, eso demuestra que no existen pruebas”, enfatizó.

Por el contrario enumeró “pruebas insalvables” que si avalarían la hipótesis del homicidio: “La primera es que no hay rastro de peleas o desorden y el departamento estaba cerrado por dentro. Por otro no existen rastros de ketamina en sangre ni nada por el estilo, lo más probable es que haya una contaminación del cromatógrafo de la gendarmería”.

A su vez, precisó que ninguno de los peritos sabe “cómo alguien llevó ‘dócilmente’ al fiscal hacia el baño. Por eso tuvieron que inventar que le fracturaron la nariz, algo desmentido por el cuerpo médico forense”.

El periodista puso el foco en la imposibilidad de acceso al departamento desde el exterior y que para su apertura se debió llamar a un cerrajero: “No tienen ninguna explicación para determinar que alguien haya entrado ni siquiera al edificio, es un tema que no lo tocan. El departamento tenía dos puertas, estaba cerrado con un pasador del lado de adentro y la llave del servicio cerrada con cerradura. No pudo una persona estar adentro, salir y dejar el departamento cerrado desde adentro”.

Viernes 18 de enero de 2019