Acuerdo Mercosur-UE: “El modelo de venta de productos primarios servía para el siglo XIX: hoy no le sirve al país”, destacó José de Mendiguren

“Llama la atención el enfoque de todos los diarios del país: para ellos poco menos que se había logrado algo histórico, cuando en realidad todavía no se conocía lo que se había firmado… -abrió el fuego de Mendiguren en diálogo con Mañana Sylvestre-. En segundo lugar, cuando uno plantea una integración al mundo, lo que tengo que tener es un plan; el plan que habla del desarrollo de este país. ¿Me quiero insertar vendiendo porotos de soja o biocombustible? ¿Vendiendo cuero o zapatos?”.

“Esto último es clave –continuó de Mendiguren-, porque no me cabe duda que si usted le ofrece al mundo lo que ellos no tienen –las materias primas, los recursos naturales- seguro que van a querer acordar con usted. Pero ese modelo a la Argentina está muy claro que hoy no le sirve: lo tenemos hoy a la vista. Hoy, con 44 millones de habitantes, este modelo con el que hoy Argentina está saliendo al mundo, requiere exportar 30 millones de argentinos… No sirve para 44 millones de habitantes”.

Cuestión de modelo
“¿Con qué modelo nos queremos insertar al mundo? –se preguntó de Mendiguren en comunicación con Radio 10-. Porque si usted no tiene un claro modelo o “pasaporte de identidad”, más que insertarse, se va a desintegrar en el mundo… Segundo tema: hay que considerar las escalas de asimetría que usted tiene con los mercados. Esto siempre se contempla en los acuerdos. Para usar una metáfora del boxeo, no es lo mismo un peso pluma que uno pesado: los dos son boxeadores, pero hay que contemplar las asimetrías…”.

Para el diputado nacional y empresario textil “otro tema clave es el Estado con el que usted sale a competir: si usted pone a un metalúrgico de Alemania o Francia con uno de Argentina en situación de competencia, la inflación de uno y otro es de 1 y 60%, la tasa de interés es de 2% anual contra 70% anual) y a nivel de estabilidad macroeconómica Europa hace 20 años que no modifica sus variables más importantes, mientras que la Argentina las cambia cada 3 meses… Una pyme argentina está en las antípodas de una europea…”.

Desequilibrios macroeconómicos
“El Estado quiere que nos integremos pero manda a las empresas a la pelea y no corrige lo que las hace desequilibrar…. Es una cosa más que obvia que primero uno tiene que resolver los temas macroeconómicos que el industrial no puede”, destacó de Mendiguren.

“Por ejemplo en lo que hace a la integración con Brasil, si quiere ir a un acuerdo Mercosur-UE, lo primero que tiene que consolidar es la relación con Brasil, consolidar un bloque. Nosotros en casi 30 años no avanzamos prácticamente nada con respecto en armonizar las políticas macroeconómicas con nuestro vecino. Del otro lado hace 20 años que tienen moneda y sistema financiero común…”, concluyó de Mendiguren.

Lunes 1 de julio de 2019