Acuerdo Mercosur-UE: “Esto es una avance más en el proceso de desindustrialización”, afirmó Augusto Costa

Compartir

“El acuerdo Mercosur-UE todavía no está ratificado ni firmado –aclaró Costa en diálogo con Mañana Sylvestre-. El Gobierno, necesitado de dar buenas noticias, sale a anunciar con bombos y platillos que esto está definitivamente cerrado, cuando lo que hay es un acuerdo entre el Mercosur y UE respecto a lineamientos de este tratado de libre comercio que se viene negociando hace 20 años. Y si tardó tanto tiempo en llegar a este punto, es porque tiene muchas cuestiones que son dificultosas… Para que un acuerdo le resulte beneficioso a ambas partes, tiene que ser conveniente”.

“¿Pero esto es bueno o es malo? –puntualizó Costa-. Depende de los objetivos que uno tenga. Creo que este gobierno está intentando cambiar la matriz productiva argentina, cambiar el tipo de actividades que desarrolla la economía nacional y pasar a un esquema mucho más basado en lo que se llama ventajas comparativas o actividades primarias o extractivas, en detrimento de la industria manufacturera. Y la visión es ideológica y obviamente asociada a intereses económicos, porque entiende que la industria que tenemos es ineficiente. Este acuerdo se plantea dentro de esa lógica. De hecho Dante Sica, el propio ministro de Producción, decía que esto es una reforma estructural de la economía”.

Desprotegidos
“La UE se guarda muchas prerrogativas respecto de lo que va a poder ingresar a este mercado –destacó Costa-. Y para poder llegar a este acuerdo los gobiernos de Brasil y Argentina levantaron cualquier tipo de exigencia o restricción… A partir de ahora cualquier producto que se exporte a Argentina o a un bloque con el cual no hay un acuerdo de libre comercio, pagará arancel. Esto quiere decir que saldrá más caro, ya que el arancel es una forma de proteger la industria local. Este acuerdo elimina todos esos aranceles desde Europa hacia el Mercosur, y supuestamente desde el Mercosur a Europa. Entonces lo que hoy importamos desde Europa pagando aranceles que protegen a la industria local, dejará de ser una protección…”.

“Esto es particularmente importante en los sectores manufactureros como automóviles, medicamentos, productos químicos, donde la competencia europea sería letal -alertó el ex secretario de Comercio-. Porque se compite con un bloque que tiene un desarrollo mucho mayor a nuestra industria, porque desarrollaron antes una tradición muy importante de alta y media tecnología. Nosotros la estamos construyendo. Y si no la construís con alguna previsión, no te puede ir bien”.

Costa indicó que “además hay productos que ahora le vendemos a Brasil, con el cual sí tenemos un acuerdo de libre comercio con arancel cero., y si este acuerdo con la UE se aprueba desde ahora Brasil se los podrá comprar directamente a la UE, con lo cual las exportaciones argentinas a Brasil también se verán perjudicadas. Esto es una avance más en el proceso de desindustrialización y celebrarlo es bastante perverso”.

Sin precios esenciales
Consultado sobre el programa de precios esenciales, que hoy está prácticamente desaparecido en la práctica, Costa destacó que “es otro de los anuncios con el cual el Gobierno pretende ganar la agenda pública con supuestas acciones para beneficiar a la gente y que hoy no tiene ningún impacto. Puede ser que el mes que viene la inflación esté un poquito por abajo del 3%, lo que en realidad no es ninguna buena noticia, ya que es una inflación altísima si uno la mira interanualmente (del orden del 50%). Y seguro que en esto este programa de precios esenciales no influyó en nada: los productos no existen, son marginales en el consumo de la población y quedó claro que era maquillaje y que este gobierno no tiene políticas de fondo para defender a la gente ni a las industrias ni a los sectores más vulnerables”.

“El Gobierno aspira a llegar a la elección con anuncios rimbombantes y suplicando que el dólar se mantenga estable, rifando los dólares que le presta el FMI –completó Costa-. Es toda una economía atada con alambres que sabemos que en caso de que reelija el Gobierno el 11 de diciembre, si no antes, volvemos al mismo esquema de ajuste y empobrecimiento de la mayoría de los argentinos.

Lunes 1 de julio de 2019