Aldo Caliari: “EE.UU. es el principal opositor a una reestructuración del sistema de pagos de deuda”

Compartir

El abogado argentino y director del proyecto “Repensando Bretton Woods”, cuestionó en Mañana Sylvestre el sistema económico legal internacional por la falta de la institución de la quiebra como herramienta de solución y negociación en las disputas entre acreedores y deudores soberanos.

“Lo que esto demuestra todo esto es un vacío en la arquitectura financiera internacional y en 2001 hubo discurso similar de la entonces directora gerente del FMI, sobre la falta de un sistema de reestructuración de un sistema de deuda soberana”, dijo Aldo Caliari, abogado argentino con maestrías en política internacional y derecho de la Universidad George Washington, y director del proyecto “Repensando Bretton Wood”.

“En todo país, a nivel doméstico existe la institución de la quiebra, un deudor que no puede pagar su deuda tiene la posibilidad de que un ente imparcial, que no sean los acreedores, traigan a todos los acreedores a la mesa junto al deudor para encontrar una solución”, explicó.

En este sentido, remarcó que la institución de la quiebra existe “no para el beneficio del deudor sino que principalmente es para beneficio de los acreedores porque si el deudor no puede recuperar su viabilidad económica, para lo cual precisa que todos los acreedores hagan un sacrificio, todos los acreedores van a salir perjudicados”.

“A nivel internacional no existe una institución similar, y es lo que posibilita que se vivan situaciones como las que estamos viviendo ahora, donde una minoría está pudiendo bloquear un acuerdo de reestructuración de deuda, que tiene más del 90% de los acreedores aborda de la solución”, añadió en referencia a la acción de los fondos buitres contra Argentina, por la deuda en default.

En cuanto a las razones que dificultan la creación de una herramienta similar para la resolución de deuda soberana, en caso de crisis internacionales, Caliari sostuvo que es “Estados Unidos el principal opositor de estas propuestas. Lo fue 2003 y lo sigue siendo ahora”.

“La política de EEUU mandada por el Congreso, es que el país debe propiciar en sus intervenciones internacionales que las reestructuraciones sean ordenadas y voluntarias. Esto es lo que EEUU usa para negarse a que haya una legislación internacional de deuda, porque creen que va a forzar a los acreedores”, remarcó, aunque puso en claro un cambio en el marco de este problema como es el aumento en los niveles de deuda de países del mundo desarrollado, un fenómeno que se viene dando en los últimos 10 o 12 años, y que hasta ese momento no ocurría.

Audio completo de la entrevista

Jueves 3 de julio de 2014