Anabel Fernández Sagasti: “Vicentin junto a Ypf Agro nos va a permitir desarrollar un nuevo proyecto agroalimentario”

Compartir

Este lunes el presidente Alberto Fernández anunció la firma de un DNU para la intervención de la empresa agroexportadora Vicentin y el envío al Congreso de un proyecto de ley de expropiación para afrontar el proceso de concurso preventivo que podría derivar en su quiebra.

La empresa cerealera entró en cesación de pagos en diciembre. En total adeuda unos US$1000 millones a distintas entidades bancarias y unos u$s350 millones a compañías agrícolas.

En conversación con Mañana Sylvestre opinó la senadora nacional por Mendoza Anabel Fernández Sagasti, quien es una de las impulsoras del proyecto de expropiación de la compañía.

“La decisión que tomó el presidente es que primero se interviniera y luego se rescatara la compañía (Vicentin). La nueva Argentina tiene que constituir un modelo de empresarios que no tienda a abusarse de gobiernos o Estados bobos, o que hagan con el dinero del Estado cuestiones que no tienen nada que ver con la producción y la inversión en Argentina y eso es lo que pasó con Vicentin”, precisó Fernández Sagasti.

“Se trata de una empresa estratégica en el mercado de granos, porque estamos hablando del 9% del mercado y con Ypf Agro nos va a permitir desarrollar un nuevo proyecto agroalimentario, es un desafío para el Estado argentino”, fundamentó.

Vicentin tiene hoy un staff que supera los 1300 trabajadores en un holding de empresas que incluyen compañías aceiteras, cerealeras, vitivinícolas y textiles, entre otras. Además tiene sedes en Brasil, Uruguay y países de Europa.

“Había grupos cerealeros internacionales que querían quedarse por un vuelto con una empresa que es crucial para la estrategia económica y agroalimentaria argentina. Además de nunca pagarle la deuda al Estado ni a los productores ni a los trabajadores iba a haber una concentración del mercado peor de lo que tenemos hoy”, justificó la senadora nacional.

“Queremos que los alimentos empiecen a valer lo que valen producto del trabajo y no por la especulación financiera de algunos. Esta es una empresa que es testigo del mercado de aceites, de harinas, de granos, de miel, de carne, además de todos los múltiples beneficios que pueden tener el Estado estando presente en los puertos”, precisó.

De cara al tratamiento que tendrá el proyecto en las próximas semanas en el Parlamento, Fernández Sagasti anticipó fuertes debates y cruces ideológicos en virtud de “tenemos una oposición -y hablo por el senado-, bastante irracional que pone primero por delante la confrontación o la posibilidad de salir en un canal de Tv antes que los intereses de los argentinos”.

Martes 9 de junio de 2020