Arremetida contra jueces: “El Gobierno tiene vocación totalitaria y busca alzarse con los demás poderes”, aseveró Luis Arias

“Esto lo viene anunciando el diario Clarín desde hace tiempo. De hecho mi foto encabezaba una nota de Julio Blanck sobre `los jueces y fiscales que más molestan al macrismo –comentó el juez Arias en diálogo con Mañana Sylvestre-. Yo sabía que el hecho de mantener mis criterios acerca de la necesidad de que las tarifas aumenten de un modo legal (y no al margen de la ley como se hizo), y de fallar para proteger los derechos de los trabajadores estatales -y en particular de los docentes durante el conflicto con la gobernadora Vida-, podría traer aparejada esta situación”.

El juez en lo contencioso administrativo destacó no obstante que “a mí no me están cuestionando por mi actividad judicial: nosotros fuimos elegidos como el mejor juzgado durante cuatro años consecutivos. No sólo en lo contencioso administrativo, sino que estamos rankeados entre los mejores juzgados de La Plata. Tenemos todo al día, no me imputan ninguna cuestión patrimonial, ni siquiera el ejercicio de mi función. Los fallos que hemos dictado durante toda mi trayectoria como juez han sido materia de estudio en diversas facultades -no solo en Argentina, sino también en el exterior-; además hemos recibido premios –de la Fundación Huésped y de un montón de organismos-. La verdad no tiene ninguna causal el juicio político conmigo. La cuestión es eminentemente política. Y creo que tiene que ver con las decisiones que he adoptado en los últimos tiempos en materia de servicios públicos, de tarifas y paritarias docentes”.

Democracia apropiada
Para Arias actualmente “tenemos una democracia meramente formal. En los hechos no existe una democracia real y no existe un estado de derecho real. La razón política siempre se impone sobre las leyes y sobre la Constitución. Una de las cuestiones que a mí me imputan es haber firmado una solicitada en defensa de la democracia con diversos actores de la cultura y del campo sindical y político, donde decíamos precisamente estas cosas. Y creo que nos quedamos cortos. Realmente el estado de derecho y la democracia están en crisis; no solo en Argentina, sino en la mayor parte de Occidente. Son democracias apropiadas por los sistemas económicos. Algún sociólogo las ha denominado `dictatocracias` o ´democraduras`, porque realmente están al límite de los gobiernos totalitarios”.

Desde a óptica de Arias, “el Gobierno tiene una vocación totalitaria de alzarse con los demás poderes. No olvidemos al inicio de su gestión gobernando a través de decretos de necesidad y urgencia y obviando al Congreso de la Nación. O endeudando al país y sometiéndonos a jurisdicción internacional a través de distintas resoluciones ministeriales, sin pasar por el Congreso y sin comprometer a la ciudadanía a través de un plebiscito o una consulta popular, como debiera ser si vamos a comprometer el futuro de nuestros hijos y nietos…”.

Según el juez de La Plata existe esta avanzada no solo contra el Congreso, sino también contra el Poder Judicial, donde todo aquel que no se subordine a la voluntad del Poder Ejecutivo o del presidente es considerado un corrupto, un mal funcionario y se lo califica de distintas maneras para sacarlo de sus funciones. Si a eso le sumamos un dominio total de los medios de producción de verdad, que son los medios de comunicación -actualmente en manos de hóldings o empresarios cercanos al Gobierno-, y la apropiación del poder Judicial, estamos frente a un problema político muy grande en términos de democracia y de estado de derecho”.

Miércoles 31 de octubre de 2017