Asesinato de Barra de Boca: “La hipótesis más firme es un ajuste de cuentas”, indicó el periodista Pablo Carrozza

Compartir

El especialista en tema barrabravas, Pablo Carrozza dialogó con Gustavo Sylvestre y aporto información de primera mano en relación al reciente asesinato de Gustavo “Oso” Pereyra, el ex ladero de Rafael Di Zeo, e integrante de “La 12”, como es conocida la barra de Boca.

“Salía de la ducha y lo acribillaron con siete disparos, delante de su madre, en un barrio muy humilde en Don Orione,con una pistola calibre 9 milímetros. La hipótesis más firme es un ajuste de cuentas por venta de drogas y no haría referencia a una interna en la barra de Boca. La madre declaró que el asesino fue una persona de unos 45 años, calvo y bastante gordito”, explicó el periodista.

Respecto de su asesinato, el especialista en temas de violencia en el fútbol aclaró que Pereyra mantenía buena relación con Di Zeo aunque era una de las caras visibles de la barra disidente de Boca, e intentaba retomar el poder perdido en “La 12”.

El barra había sido condenado en 1999 a 3 años y 10 meses de prisión junto a Rafael Di Zeo con quien compartió pabellón en el penal de Ezeiza por la participación de ambos en la batalla campal ocurrida en el estadio xeneize durante un amistoso con Chacarita.

Según Carrozza, Gustavo Pereyra de 49 años tenía “un prontuario muy pesado” en la barra de Boca, y trabajaba “para un sindicato” a la vez que “figuraba como empleado de seguridad en una empresa de La Plata”. Además aclaró que el barra “murió en la pobreza absoluta”.
Recientemente, Pereyra había sido detenido junto a un barra de River, Jonathan Kresta, con quien compartía la tribuna de la cancha de Claypole.

“En septiembre lo encontraron en la cancha de El Porvenir, en un partido de Claypole junto a un barra de River, y va preso cuando se hace el control Tribuna Segura porque tenía prohibición de concurrencia a estadio”, explicó Carrozza.

Miércoles 22 de noviembre de 2017