Balza: “El servicio militar obligatorio no se creó para contención social sino para objetivos de defensa nacional”

Compartir

El actual embajador en Costa Rica y ex jefe de Ejército destacó en Mañana Sylvestre, los objetivos y el contexto social, militar, económico y político que marcó el surgimiento del servicio militar obligatorio, y señaló que ya en los ´90 se habían agotado. Balza recordó que en 1993, un año antes del sonado caso Carrasco que detonó el fin de la conscripción, ya había pedido oficialmente la implementación del servicio militar voluntario.

“La situación psicosocio-cultural, polícita, militar, económica y regional, era diferente a fines del SXX. Y la conscripción no se instaló para contener al ciudadano sino que cumplió un ciclo importante en la vida del pueblo argentino, contribuyó a la alfabetización del país, e inició a los jóvenes en la disciplina, en el orden, en la higiene, y rompió barreras sociales al permitir el encuentro fraternal de clases sociales. Y unió bajo una misma bandera al hijo del inmigrante con el nativo de estas pampas”, explicó el ex jefe de Ejército sobre las razones objetivas que impulsaron a la instalación de la conscripción en 1901, con la llamada Ley Richieri, en medio de la polémica por el pedido del senador bonaerense Mario Ishii de reinstalar la “colimba”.

Luego recordó los aspectos negativos que fueron minando la idea original. “En la segunda mitad del SXX a partir del ´55 y de los otros Golpes de Estado cívico-militares, fue perdiendo la vigencia que tuvo en sus primeros 50 años. Golpes de Estado como el de 1962 y el de 1963 donde mueren jóvenes que habían incorporados para defender a la patria por rencillas entre militares, y recibi+o el golpe de gracia en lo que fue la Guerra de Malvinas. Ya en 1983 se incorporó sólo al 10% de la clase convocada”, explicó.

En Radio del Plata, Balza comentó que ya tenía un posición formada en favor del servicio militar voluntario y para concluir con la conscripción. “Ese día ante el presidente de la nación, y las máximas autoridades legislativas y del poder judicial dije que el servicio militar había cumplido un ciclo pero que resultaba anticuado, y que el servicio voluntario era un paso imprescindible con miras al SXXI”, refirió.

Luego prosiguió: “No obtuvimos ante ese pedido público, por el gobierno de entonces la más mínima respuesta. Un año después seguramente buscando redito político antes las elecciones del ´95 en un acto de alquimia electoral, tratando de capitalizar una justificada protesta social por una pelea de soldados que causó una muerte (la del soldado Carrasco), el presidente decidió adoptar el servicio militar voluntario”.

“En 1901 el Congreso no adoptó el servicio militar como una medida de contención sino que fue en un contexto de defensa nacional, es decir en relación a qué se se quiere hacer con la Fuerzas Armadas. El ejército no está para contener”, insistió y enfatizó que “la guerra moderna Impone profesionales desde el punto de vista de la defensa nacional”.

Audio completo de la entrevista

Miércoles 30 de abril de 2014