Buitres: El Gobierno cree que la designación del facilitador es positiva

Compartir

La repentina y fugaz visita que el Ministro de Economía de nuestro país, Axel Kicillof realizará hoy a Nueva York, invitado por los integrantes del grupo G77 + China, para hablar justamente de la renegociación y reestructuración de la deuda soberana de nuestro país, pero también del reciente fallo del Juez Griessa y las negociaciones en curso con los Fondos Buitres, abrió otra puerta de expectativas positivas en el gobierno, que se suma a la designación de Daniel Pollack como facilitador para tratar de llegar a un acuerdo entre las partes litigantes.

Que el marco elegido, para la exposición del Ministro, además sea la sede de la ONU y con la repercusión que sus palabras seguramente tendrán no solamente en el despacho del Juez Griessa, sino en el centro del poder económico mundial que se ha mostrado sorprendido por la decisión de la Corte de Estados Unidos de no dar lugar al pedido de la Argentina para que tome este caso, también suma para el mundo de la diplomacia que a instancias de estos grupos, del Mercosur y de otros países han comenzado a pedir que se tenga en cuenta la soberanía del país y una solución razonable para cumplir con la sentencia de Griessa.

No se descarta además, aunque ayer nadie lo afirmaba ni lo negaba, que la presencia del Ministro en Nueva York sirva para agilizar e impulsar las negociaciones, a través de reuniones con los negociadores argentinos, a quienes el Ministro les dejaría instrucciones precisas en torno a la propuesta argentina.

Nos estamos ocupando del tema, estamos tranquilos y hay una conducción de la Presidenta que es la que sigue personalmente el tema en consulta permanente con el Ministro y el Presidente del Banco Central, para ir planteando las alternativas a medida que se vayan dando los pasos en Nueva York”, afirmaban ayer en la Rosada.

Si bien en un primer momento la decisión de la Corte estadounidense cayó como un balde de agua fría sobre el equipo económico, que aguardaba otra definición, nunca estuvo en el ánimo del gobierno optar por el default, y más allá de poner las cosas en su lugar sobre como actúan los mismos, la Presidenta siempre instruyó que no quedaba otra que negociar, en los mejores términos para el país.

Esto es día a día, ahora esperemos que decide el Juez sobre el pedido de restaurar la cautelar para evitar embargos… la designación del facilitador creemos es un paso adelante”, indicaban ayer fuentes cercanas al Ministro, que obviamente hubiera preferido que ya haya definición sobre la imposibilidad de embargar bienes o fondos del estado argentino.

Sobre la figura de Daniel Pollack se sabe que “es un hombre cercano a Wall Street, de aceitados contactos y conocedor del mundo de las finanzas” según comentaba un ex canciller de nuestro país, perfil que ayudaría a encontrar una solución justa “para ambas partes”.

Las especulaciones que se cruzaban ayer en circuitos bien informados sobre el tema y entre analistas que están siendo consultados desde Estados Unidos para conocer la realidad de las negociaciones, adelantaban tres cuestiones fundamentales:

a) Que Kicillof llevaba la propuesta final para dejar en Nueva York.

b) Que Goldman Sachs había hecho una propuesta concreta al gobierno argentino para participar de la negociación, incluso presentándose como garantía para evitar embargos, y que había molestia por parte de esta agencia al no ser recibidos por el Ministro de economía.

c) Que Paul Singer había contratado a economistas y consultores locales para que le eleven un informe sobre la capacidad de pago del estado argentino.

Ayer, el ex Presidente del Banco Central de la República Argentina, el economista Aldo Pignanelli, que además de formar parte del equipo económico de Sergio Massa maneja una importante cartera de clientes en nuestro país y Estados Unidos, sorprendió al ser entrevistado por Radio del Plata, al indicar: “Se abre una instancia de negociación y por la información que yo tengo ya hay un principio de acuerdo y hay un borrador dando vueltas. Hay que ver a qué paridad se tomen los bonos. Yo lo doy como un hecho ya solucionado”. se animó a decir el economista.

Según explicó Pignanelli, la propuesta argentina seria ofertar bonos por la deuda, algo similar a lo que se hizo con Repsol, el principal podría ser el Bonar XXIV, y hay un par de bonos más que también podrían formar parte de la oferta…Y seguramente uno o dos Bancos Internacionales que se van a encargar de colocar esos bonos para que los acreedores cobren en efectivo.

Ayer en la City porteña circuló fuerte el rumor que indicaba que incluso podría conseguirse una quita sobre el monto total de lo reclamado por los denominados Fondos Buitres, si es que la Argentina negocia rápido.
Mucho dependerá de esta presencia del Ministro Kicillof en Nueva York y de la ficha que mueva el Juez Griessa, en su Juzgado neoyorquino.

Miércoles 25 de junio de 2014