Carlos Escudé: “Comprendí con estupor que D´Elía tenía razón, no había pruebas contra Irán por el atentado a AMIA”

Compartir

En Radio 10, en el 910 del dial AM, el periodista Carlos Escudé habló con Gustavo Sylvestre de su reciente libro titulado “¡Y Luis D’Elía tenía razón!” y publicado en Argentina por Ediciones Continente en el que relata el cambio de opinión que tuvo el analista internacional respecto de la figura del dirigente piquetero, al que finalmente apoya en su teoría respecto de la inexistencia de pruebas fehacientes de una eventual participación de Irán en el atentado a la mutual hebrea AMIA.

A su vez Escudé se refirió a la causa que investiga el Memorándum con Irán, y consideró como “aberrante” que dirigentes políticos como D´Elía o Timerman “hayan estado presos, y aun siguen estando procesados por un delito que no existió”.

“A Luis D´ Elía lo estudié. lo hice con ánimo de estudioso y no como detractor. Tomé nota de sus actitudes y una de ellas me llamó la atención. D´Elía cuando Kirchner gestionó las alertas rojas para algunos funcionarios iraníes acusándolos de haber participado del atentado contra la AMIA, quedó shockeado, fue a la embajada de Irán y habló con el encargado de negocios y dijo que se ponía del lado de Irán y le entregó una carta para que se publicara”, comentó sobre el dirigente piquetero.

“Por esa actitud D´Elía perdió su cargo y nunca más fue funcionario de los Kirchner, a pesar de que seguía siendo su aliado. Es el primer precio que pagó por decir su verdad. Comprendí que Luis D´Elía tenía razón, con estupor, porque que no había pruebas contra Irán, a pesar de que tal vez haya sido el responsable”, estimó Escudé en Radio 10.

El analista destacó las conclusiones del experto en explosivos del Departamento de Estado de EEUU Robert Hunter, quien consideró que la bomba que destruyó a la AMIA “tuvo que estar adentro porque si hubiera estado afuera hubiera hecho volar al edificio de enfrente. Por tanto no hubo cochebomba”.

También trajo a colación documentos secretos que fueron desclasificados por EEUU y que hablan de las conversaciones del entonces embajador norteamericano en Argentina James Cheek y el ex secretario de Estado Warren Christopher “dónde reiteradamente dice que no hay pruebas contra Irán” pero “lo importante es que la gente lo crea” para aislar a Irán del concierto de las naciones, en virtud de ser considerado enemigo político tanto de EEUU como de Israel.

Martes 1 de mayo de 2018