Carlos Regazzoni: “Me hablan del dólar pero la mejor inversión es el arte”

Compartir

El excéntrico artista estuvo de visita en los estudios de Mañana Sylvestre y habló de su vida personal y el desarrollo de sus creaciones. “Empecé vendiendo dibujos por 20 kilos de carne, verduras”, señaló y agregó con picardía que “el que hoy los conserva es rico”.

“Hay un error terrible porque la mejor inversión que puede tener cualquier capital es el arte. Rompe con todos los parámetros, porque si no estás apurado, salís a la calle y buscás a cualquier pintor callejero y sólo tenés que tener ese ojo que te indique que puede ser bueno..”, explicó el artista Carlos Regazzoni, quien desde hace décadas vive y tiene su taller de arte en los galpones ferroviarios frente a la avenida Libertador.

“Hoy comprás por 1 peso y automáticamente lo estás multiplicando por $50.000, o millones… lo que quieras. Es la inversión más poderosa, porque además se disfruta, lo ponés en la pared de tu casa, te divierte, te hace llorar, algo te pasa”, dijo.

“Tenemos una educación mercantilista, que dice que lo cuesta, vale, y eso no es así, lo puedo asegurar”, refirió sobre los valores que la sociedad asigna al arte, y las cosas materiales.

la vida en un galpón

Sobre su carrera artística contó que se instaló de casualidad en los talleres ferroviarios, y que hoy es un okupa que lleva más de 30 trabajando en los galpones de la línea Mitre.

“El Arquitecto Livingston me echó del Centro Cultural Recoleta donde hice mi taller en ese momento. Cargué todo en un camión e iba a ir al Riachuelo a tirar todo, y cuando paso por Libertador vi los galpones y entré al universo ferroviario”, explicó.

“Empecé vendiendo arte como vendían caramelos o lapiceras los vendedores ambulantes en las estaciones de ferrocarril. Empecé vendiendo dibujos por 20 kilos de carne, verduras”, recordó Regazzoni.

Regazzoni, y las estrellas

Sobre las figuras internacionales que visitaron su taller Regazzoni contó que “Antonio Banderas me vino a visitar, también Anthony Queen, Gerard Depardieu. Algunos no se llevaron nada, y otros me dejaron bastante plata”.

“Banderas me compró 4 obras. El padre de él era ferroviario y cuando conoció mi taller se quedó impresionado realmente. Y dejó el hotel Hyatt y se vino a dormir conmigo una semana”.

Regazzoni tiene hoy 70 años, es padre de 6 hijos, y tiene otro en camino y uno de ellos es el viceministro de Educación de la Ciudad, que lleva su mismo nombre y apellido.

Audio completo de la entrevista

Jueves 20 de febrero de 2014