Caso Casandra Crash: “No se pueden manipular los vínculos entre madre e hijo”,dijo Nicolás Lafferriere, director del Centro Bioética

En Mañana Sylvestre, el experto en ciencias jurídicas se refirió a la polémica generada por la travesti Casandra Crash, asistente del actor Santiago Bal, quien concibió un hijo con una amiga íntima, para convertirse en madre biológica y señaló que desde el punto de vista legal “no hay margen para que adultos pretendan modificar los vínculos básicos de identidad de esa persona a su voluntad”.

“Para nuestro código la maternidad queda determinada por el parto, y en este caso como se trata de una forma de concepción natural, no hay margen para que los adultos modificar los vínculos básicos de identidad de esa persona a su voluntad”, consignó el Dr Nicolás Lefferriere, director del Centro de Bioética, Personas y Familia sobre la polémica producida por el caso Casandra Crash, la travesti que embarazó a una amiga íntima, para tener un hijo propio, y adoptarlo como mamá, antes de casarse con su novio el stripper Marcelo Poirier.

En Radio Del Plata, continuó: “Tenemos el hecho duro, fijo, de un ser humano que biológicamente es varón y que habría engendrado junto a una mujer que va a dar a luz. La cultura jurídica argentina desde hace años ha tenido una política muy proactiva de defensa del vínculo madre-hijo. Hoy en día sabemos que cuando un chico nace, todos los programas de identificación del recién nacido vienen de políticas internacionales muy fuertes que buscan garantizar el vínculo madre-hijo al nacimiento por muchos motivos, por el robo de bebés, y también por la identidad del niño, etc”.

“Hay un principio del derecho de familia que se llaman del orden público, que son posiciones que no son disponibles por las personas particulares a su voluntad”, explicó, como ocurre con las responsabilidades del padre, que son irrenunciables.

“Me parece en este giro adultocéntrico y han olvidado el interés superior del niño, Aquí hay alguien que da a luz, que gesta vida, y esa vida no puede estar sujeta a una manipulación según los intereses de los adultos”, enfatizó y remarcó que “nuestro país no admite la entrega directa de niños”.

“Yo creo que no podemos someterlos a experimentos o a situaciones en la que no se saben las intenciones que claramente superan la razonabilidad”, acotó el experto en ciencias jurídicas.

Audio completo de la entrevista

Miércoles 23 de abril de 2014