Caso Gilligan: “Cuesta creer que alguien tenga US$1,2 millones y que la plata sea de otro”, opinó Gustavo López

Compartir

En el aire de Radio 10, el ex subsecretario general de la Presidencia durante el mandato de Cristina Kirchner, Gustavo López se refirió al escándalo que involucra a su sucesor en el cargo, Valentín Díaz Gilligan, tras conocerse la aparición de una millonaria cuenta offshore en Andorra.

De acuerdo a la investigación publicada por el diario español El País, Díaz Gilligan ocultó en sus declaraciones juradas un depósito de US$ 1,2 millones en la Banca Privada d’Andorra (BPA). La cuenta estaba a nombre de una empresa inglesa dedicada a la intermediación en los pases de futbolistas, Line Action Ltd., a su vez propiedad de una firma panameña llamada Nashville North Inc, en la que el subsecretario era accionista.

”Cuando uno es funcionario sabe que tiene que declarar lo que tiene y lo tiene que hacer con mucha responsabilidad. Hay una metodología que usaron todos los funcionarios del PRO, que es no declarar las cuentas offshore salvo que aparezcan, después primero la niegan, dicen que no es de ellos”, expresó sobre el caso, Gustavo López.

Para el referente del espacio político Forja, la actuación de Díaz Gilligan representa “una omisión maliciosa” y “constituye un delito” porque “cuesta creer que alguien tenga US$1,2 millones y que la plata sea de otro”.

Díaz Gilligan sostuvo que el dinero no era suyo ni ganó “un centavo con esa plata”, y que había salido de la sociedad Line Action, tiempo atrás de iniciar su carrera como funcionario de la Ciudad, durante la última gestión de Mauricio Macri.

“Las incompatibilidades son enormes, pasa lo mismo con Luis Caputo, que tiene sociedades en el exterior que son incompatibles con el cargo actual de ministro. Esas sociedades se dedican a pases financieros siendo él ministro de Finanzas. Pero además ha quedado demostrado que ANSES compró Lebacs a través de una empresa que hasta el día anterior a ser ministro era de él”, deslizó el dirigente político kirchnerista.

En este sentido, indicó que el Gobierno “pone personas en cargos claves que tienen intereses privados, contradictorios con la función pública” y reclamó una investigación judicial que dé transparencia sobre el caso.

Por último, López se pronunció a favor de una urgente salida de la función pública, tanto de Díaz Gilligan, como de Luis Caputo y Juan José Aranguren.

“El Gobierno debería apartarlo y hacer una investigación seria. Pero si hace esto, debería hacer lo mismo con Caputo y Aranguren, que son los mayores exponentes que tiene el Gobierno entre negocios públicos y privados”, concluyó.

Lunes 19 de febrero de 2018