Caso Maldonado: “Ni la fiscalía, ni el juez, ni Prefectura actuaron con la rapidez y la seriedad del caso”, señaló Sonia Ivanoff

Compartir

“No me extraña nada de la fiscal –señaló Ivanoff-. Fue la misma persona que no vio las torturas del comunero mapuche en el juicio de extradición, cuando era apaleado por la policía de Chubut para que diga dónde estaba Facundo Jones Huala para poderlo detener… Es más, en el primer juicio de extradición que la Corte rechazó su recurso de apelación porque fue declarado nulo por las torturas a este comunero, ella pidió que sea acusado por falso testimonio…”.

“No me extraña lo que ella plantea -continuó Ivanoff-, o estos cambios que existen fundamentalmente en el Poder Judicial por existir fuertes presiones del Poder Ejecutivo. En julio de 2016 paseaba por las fiscalías y los juzgados federales de Neuquén, Río Negro y Chubut capacitando a los fiscales para detener a los mapuches por esta construcción ideológica que hicieron, por la cual llegaron a decir que era una guerrilla en el sur… Y no es la primera vez que se  ven esos cambios en la actitud y en la subjetividad que tiene la fiscal para con los mapuche. Ella prefiere creer en un camionero que llevó supuestamente a Santiago Maldonado a Entre Ríos, que a tres mapuche que le dicen ´por acá pasó Santiago´, y que vuelven a repetir sus relatos”.

La abogada de la comunidad mapuche indicó que “Prefectura estuvo cinco días después de los hechos, la fiscalía no actúo automáticamente, el juez Otranto tampoco, y había tres denuncias por la desaparición de Santiago. Ninguno actuó con la rapidez y la seriedad del caso. A las 48 horas nadie, ni siquiera la fiscal, se constituyó en el lugar. Los dichos de la fiscal se contradicen hasta con el acta de Prefectura, que encontró la gorra de Maldonado en el lugar por donde los mapuche dijeron que se habían ido. Lo que hacen es poner otra vez en el ojo de la tormenta que son los mapuche los que entorpecen…; es decir, si no es la familia, son los mapuche… Cuando en realidad hubo lentitud e parte de ellos para asumir la responsabilidad del cargo. Recién ahora la procuradora está poniendo servicios de tecnología de avanzada”.

Ivanoff señaló que se observan ciertos pactos de silencio y comentó que “además Gendarmería estuvo controlando 15 días quién entraba y quién salía de la comunidad en el proceso de investigación, mientras que la ONU había dicho que se debía abstener para no entorpecer la tarea, y mientras tanto había un colectivo y dos camiones de Gendarmería afuera de la comunidad… Eso tampoco se tiene en cuenta”.

Además de que no se llamó a los más de 100 gendarmes presentes en el operativo para indagarlos, Ivanoff destacó que “tampoco se investigaron los celulares, y se vio la torpeza de la Ministra de Seguridad que dio a conocer el nombre de una testigo… La verdad que esta causa lastimosamente no ha tenido la seriedad del caso”.

Miércoles 30 de agosto