Caso Nisman: La imputación por presunto lavado de dinero

“El dictamen de Zoni dice que la madre, la hermana de NIsman, el empleado Diego Lagomarsino y el empresario Claudio Picón, fueron testaferros de Nisman y cometieron el delito de lavado de dinero”, indicó Espósito sobre los pedidos de embargo hechos al juez federal Rodolfo Canicobal Corral.

“Lavar dinero significa introducir al circuito legal, plata de origen ilegal, de un delito previo que según el fiscal cometió Alberto Nisman, que para el funcionario tenían ingresos que no podía justificar con su sueldo, ya que no tenía autorización concedida, ni se conocía alguna actividad comercial, o empresarial paralela”, advirtió.

Sobre los ingresos y egresos de Nisman, Espósito detalló que el fiscal cobraba aproximadamente $92.000 por mes, por su trabajo. Entre el 2009 y enero 2015 tuvo gastos en tarjeta por $3.300.000, mientras que sus ingresos totalizaron $3.900.000.

Pero además, Nisman pagaba US$3.000 de alquiler mensual por el departamento de LePark, más las expensas y gastos corrientes. Y abonaba una cuota alimentaria pautada con su ex mujer, que incluía el pago del colegio de sus hijas.

Por otra parte, el exfiscal tenía inversiones en un emprendimiento denominado Chacras de Mar en Punta del Este, en un fideicomiso en la calle Dorrego, y una cuenta de más de US$666.000 en el Banco Merryll Lynch, en Nueva York.

“El fiscal Zoni dice que todo ese dinero y bienes pertenecían a Nisman y que utilizó a su madre, a su hermana, a Claudio Picón y a Diego Lagomarsino para disimular que eso era de él. También adjudica como propiedad del fiscal la famosa camioneta Audi Q3, que estaba en la torre LePark, que no sería realmente de Picón”, indicó.

Viernes 28 de agosto de 2015