Caso Pérez Volpin: “No hay pruebas que generen sospechas de que se haya cometido un delito”, sostuvo Isaac Churba, abogado del endoscopista

Compartir

Sigue los ecos por la inesperada muerte de la periodista y legisladora porteña por ECO, Débora Pérez Volpin, quien falleció días atrás durante la realización de una endoscopía en el Sanatoria de la Trinidad. En Radio 10 y en conversación con el equipo de trabajo de Mañana Sylvestre, Isaac Churba, abogado del endoscopista Diego Bialolenkier, descartó que hubiera pruebas concluyentes que certifiquen la responsabilidad del profesional en el deceso de Pérez Volpin, como se sugirió en medios impresos.

“El informe preliminar estaba en la causa desde el día siguiente a la muerte de Débora Pérez Volpin, y no aporta nada nuevo. El informe no dice que murió por la endoscopia, sino que por un paro cardiorespiratorio producido por un neumomediastino y un neumoperitoneo que estaría vinculado a las maniobras realizadas en el marco del proceso endoscópico. Por tanto lo establece en potencial, que es distinto a decir que murió por la endoscopia, es decir, por las maniobras del endoscopista”, precisó el letrado sobre el caso.

“Podría ser por esto o por otras causas que deben ser investigadas, y para ello se precisan de estudios complementarios para determinar si hubo una perforación completa en algunos de los órganos”, indicó y agregó que “evidentemente no se conforma un cuadro de prueba que le genere al juez o al fiscal un cuadro de sospecha de que se haya cometido un delito”.

Por esta razón, para Churba no existe aún un llamado a indagatoria a los médicos participantes de dicho procedimiento a la vez que remarcó que “hay que esperar los informes de los estudios patológicos”.

Respecto de la propia endoscopía realizada a Pérez Volpin por Bialolenkier, Churba aclaró que “el estudio no dura más de 5 minutos donde el doctor con el endoscopio atraviesa los órganos del aparato digestivo hasta llegar a lo que él desea estudiar. Empieza a insuflar, se manda aire para que se puedan ver mejor las imágenes, en ese momento le avisa la anestesista que la paciente se está descompensando, que está perdiendo oxígeno en sangre, y suspende la práctica para dar lugar a tareas de reanimación. Es un tema de segundos”.

Por último sostuvo que para Bialolenkier “su procedimiento fue absolutamente normal”, porque llegó a realizar la endoscopía “sin ninguna problema ni ninguna traba” ni ningún elemento que sugiriera un final tan dramático como el ocurrido.

“Mi defendido había suspendido su práctica. Estamos hablando de un hombre de bien, que no podía tener la intención de causar un daño. Siempre tuvo claro que nunca se apartó del protocolo médico”, finalizó.

Lunes 19 de febrero de 2018