Causa Manzanas Blancas: “No somos sheriffs, fue un fallo ecuánime”, dijo el presidente del Tribunal

Compartir

Entrevista a Luis Imas, el Presidente del Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) 3 que condenó a 20 años de cárcel al empresario español Valentín Temes Coto, a 15 años a Nelson Fermín Hinricksen y a 13 años a Claudio Maidana, al hallarlos culpables del delito de “contrabando simple agravado por tratarse de estupefacientes destinados a la comercialización” en la causa denominada Manzanas Blancas, en la que se detectó el intento de tráfico de más de tres toneladas de cocaína a España disimulada en cajones de fruta.

El presidente del tribunal que condenó por el contrabando de más de 3.300 kilos de cocaína a Valentín Temes Coto (20 años), Nelson Hinricksen (15) y Claudio Maidana (13), aclaró de movida que no entraría “en el juego” de Mariano Bergés, asesor del empresario español quien, disconforme con el veredicto, llamó “delincuentes” a los jueces de la causa “Manzanas Blancas”. Sin embargo, Luis Imas se mostró preocupado por “la diatriba y los exabruptos” del abogado.

Imas anunció que a raíz del fallo, “tarde o temprano” serán llevados a juicio los tres aduaneros de Villa Regina ante quienes pasaron los camiones con droga en junio de l 2010, sin ser detectados. Se trata de Pablo Merse, Gustavo Alzogaray y Osvaldo Centeno, imputados por contrabando culposo. El pedido de probation de los tres ya fue rechazado.

Además, Imas sostuvo que habrá “un efecto argentino” en la causa conexa que se sustancia ante la justicia de España, que deberá analizar cómo afectará el fallo a los imputados en aquel país por lo que se conoció como “Operación Guadaña”.

Puntualizó que la sentencia del lunes “no está cerrada”, pues hay una instancia de revisión ante la Cámara de Casación. “Se puede admitir el recurso o no. Se puede aceptar o confirmar nuestro pronunciamiento o anularlo. Se puede mandar a hacer otro juicio o absolver”, aclaró.

– Después de 14 meses el tribunal se pronunció. ¿Le sorprendió la calificación de “delincuentes” que les formuló Bergés?

– Es una descalificación… No quisiera entrar en el juego ni confrontar con quien hizo abandono de la defensa. El tribunal ofreció todas las garantías y ahora habrá una discusión en una instancia superior. Se proveyó todo lo solicitado por las partes. No resulta comprensible lo que hace Bergés. No está a la altura de un hombre de derecho, ya que se inclina permanentemente a la diatriba y a denostar a los integrantes de este tribunal.

– ¿Ustedes descartaron la “teoría del complot” planteada por Bergés y la defensora oficial?

– Seguramente por indicación de su cliente, en la estrategia del complot fueron poniendo personajes y construyendo una realidad. El tribunal dio espacio a todas las pruebas y después de analizar las hipótesis desechó el complot por tener menor valor probatorio. Y porque hubiésemos tenido que aceptar lo que dice ese señor (por Bergés): que estaban metidas las autoridades españolas, una empresa de transporte internacional, la Aduana, el juzgado de instrucción, los fiscales, la Cámara de Apelaciones, este tribunal y la Cámara de Casación, todos complotados. Y nos llama delincuentes… Todo el mundo puede hablar, pero estos exabruptos más que propios de un hombre de derecho son parte de la psiquiatría forense.

– ¿Cómo trabajó el tribunal?

– Estamos sujetos a derecho y nos sometemos a procedimientos. No somos insensibles a las situación de las partes ni a la problemática de los detenidos. Tampoco nos marcaron la agenda los hechos del combate al narcotráfico que suceden a diario, que responden a una problemática más profunda. Nos concentramos en este caso particular.

– ¿Fue una causa compleja?

– Empezó simple y se hizo compleja. Se respetaron las garantías de todas las partes, fundamentalmente de la defensa. Y llegamos a pruebas sólidas con interpretaciones racionales. El delito se prueba con distintos elementos, se descartan hipótesis y no se tiene en cuenta que el señor sea fulano o mengano. Y se llega a una conclusión, a una verdad judicial. Y como somos falibles, hay otras instancias para recurrir. ¡De ahí a ser “delincuentes”!… No nos resulta placentero que haya delitos de narcotráfico, pero ocurren y hay que hacer un juzgamiento conforme a la ley.

– ¿Usted tenía una posición más favorable a los acusados y la fue modificando?

– La opinión se forma durante el debate por las pruebas y los hechos. Nunca anticipé nada. Sí, en minoría, varias veces me pronuncié a favor de las excarcelaciones bajo determinadas garantías y caución. Pero sobre el fondo de la cuestión no tenía opinión preformada.

– ¿Quiere decir que no hubo animosidad contra Temes Coto, Hinricksen y Maidana?

– Ninguna. La defensa buscó el estrépito para defenderse a través de ataques personales. Ha jugado con una arista filosa que apuntó más a denostar que a demostrar. No tenemos ninguna animosidad contra los imputados ni tampoco somos sheriffs que combatimos el narcotráfico internacional. Nuestro pronunciamiento fue ecuánime.

Arnaldo Paganetti