Científicos argentinos descubren un nuevo tratamiento contra la diabetes

Compartir

El Dr. Federico Pereyra Bonnet explicó en Mañana Sylvestre por Radio del Plata los alcances de las investigaciones que realiza junto a un equipo de médicos y biólogos para la producción natural de insulina desde células de la piel. Si bien estimó que aún falta tiempo para testear el tratamiento, es un trabajo esperanzador para las 4 millones de personas que padecen alguno de los tipos de diabetes.

“Lo que hemos logrado en estos 3 años de investigación, a partir de un pedacito de piel de pacientes con diabetes, de unos 3 mm, y es convertir estas células de la piel en células que producen insulina. La insulina es el tratamiento más común para pacientes diabéticos, y las inyecciones de insulina permiten regular el azúcar en sangre”, sostuvo Dr. Federico Pereyra Bonnet, investigador del CONICET y del Hospital Italiano sobre el nuevo hallazgo en el camino para encontrar un tratamiento y cura de la diabetes.

Sobre los tiempos para encontrar testeado el tratamiento, el investigador pronosticó que llevará unos 5 años de trabajo.

“Somos 20 profesionales, entre médicos, biólogos e investigadores, que estamos trabajando para llevar adelante este proyecto. Si las cosas funcionan mejor esos 5 años, podrían transformarse en menos. Si los resultados no son los esperados, y hay que pasar de modelos de ratones a animales un poco más grandes como cerdos, y si las cosas se tornan difíciles habrá que seguir superando los obstáculos, se puede tardar un poco más o menos”, indicó.
Luego, en Radio Del Plata, prosiguió: “En el laboratorio estas terapias están funcionando muy bien. Hemos trasplantado estas células en ratones diabéticos y hemos revertido mucho de estos síntomas de la enfermedad”.

“La insulina es un muy buen tratamiento para los pacientes, y es un descubrimiento del siglo pasado, espectacular. Lograr un control preciso del azúcar en sangre mediante inyecciones de insulina depende mucho de la conducta, y es muy difícil en inyecciones lograrlo. Con las células que obtuvimos nosotros en laboratorio, podemos llamarlas inteligentes, porque trabajan como lo hace naturalmente el páncreas, que censa la cantidad de células en sangre, y va dosis a dosis sacando insulina, hacia la sangre para controlar el azúcar”, remarcó.

“En ratones hemos probado que el control es más preciso y por tanto se puede revertir y llegar a una curación. Y van a desaparecer los síntomas asociados a largo plazo, los problemas en los ojos, en los riñones, en los miembros y encías. Se calcula que el 10% de la población argentina tiene alguno de los tipos de diabetes, es decir unos 4 millones de personas”, indicó el investigador.

Audio completo de la entrevista

Viernes 11 de julio de 2014