Claves para entender la escalada récord del precio de la soja

En charla con Mañana Sylvestre, el empresario agropecuario Gustavo Grobocopatel, productor sojero y presidente del grupo Grobo, explicó las razones que llevaron al cereal a un precio récord a nivel internacional. Sin embargo, subrayó que “estos precios pueden ser aprovechados por un porcentaje pequeño porque la mayoría de la producción ya ha sido vendida”.

Grobocopatel explicó que hay “cambios estructurales y cambios transitorios” en el precio internacional de los commodities. “De los ´90 a acá se vivió un cambio estructural, porque en ese momento valían 200 dólares y en esta década tuvo valores promedios de más de 400”, explicó.

“Lo que estamos viendo ahora es sobre un cambio estructural, además un cambio transitorio. Es decir que el precio de la soja que debiera estar entre los 450 y los 530 dólares por tonelada, llegó a 600 o 610 dólares, y ese aumento es debido a la sequía en los Estados Unidos, que es el primer productor de granos del mundo”, aclaró.

Sobre los efectos a cortos plazo que pudiera tener esa suba en nuestro mercado, el productor sojero detalló que “la relación entre precio y producción no es directa porque estos precios pueden ser aprovechados por un porcentaje pequeño de la producción porque la mayoría de la producción ya ha sido vendida”.

“Debería darse la casualidad de alguien que no vendió y tenga para vender ahora y justo venda en este momento. Además, cualquier aumento en el exterior no se refleja en Argentina de la misma manera. Es decir que en el exterior subió 100 dólares la soja por tonelada, y aquí subió 20 dólares por tonelada. Esto está vinculado con la dinámica del mercado y obviamente con la carga impositiva. Es decir que no necesariamente ese incentivo que viene de afuera el productor lo recibe, por tanto tampoco la reacción del productor no es tan dramática como debería ser. Sí va a haber reacción en Brasil, que reciben el precio pleno y el incentivo pleno de un aumento de precios”, indicó.

El empresario alentó a reducir las cargas impositiva sobre otros cereales para alentar su producción y evitar los riesgos del monocultivo: “Lo he dicho públicamente en varias oportunidades, de que necesitaríamos que al trigo y el maíz se le bajase la carga impositiva, las retenciones fundamentalmente, porque eso incentivaría el cultivo y de alguna manera también beneficiaría al Estado, porque no perdería por la baja de estas retenciones”.

Respecto de la marcha de las exportaciones de su fábrica de fideos, Grobocopatal expresó que “está empezando a funcionar, y las fábricas no funcionan de un día para otro, va creciendo su actividad, digamos 10% o 20% por mes y ya empezando a explorar los mercados, abriendo nuevos mercados. Nuestra expectativa es que el 50% de la producción de la fábrica sea para exportar”.

La economía, hoy

Sobre la actualidad económica, el empresario consideró que “hay toda una turbulencia muy grande en el mundo, hay reacomodamientos, y me parece en que este contexto tenemos que ser inteligentes para aprovechar las oportunidades para no ser procíclicos, para evitar que la crisis se nos caiga con todo el peso. Es inevitable que algo de peso de la crisis va a caer, pero creo que Argentina tiene las posibilidades para minimizar el impacto”.

Jueves 12 de julio de 2012