Cómo funciona el primer club de consumidores de cannabis en Uruguay

Compartir

Laura Blanco, presidenta de la Asociación de Estudios de Cannabis del Uruguay comentó detalles del modo de trabajo del club de consumidores de marihuana, tras la ley que reglamenta la producción y comercialización de la droga en el vecino país.

“Nosotros tenemos despenalizados el consumo de marihuana desde 1974, entonces el proceso hasta llegar a esta ley de regulación de la producción, la distribución, la comercialización fue más sencillo. Desde 2007 estábamos pretendiendo tener un acceso legal a la sustancia que pretendemos consumir, ya sea por el autocultivo de los clubes. En la ley finalmente quedó claro que se podía una tener una asociación civil sin fines de lucro que tuvieran entre 15 y 45 personas y 99 plantas para distribuir entre sus socios”, explicó Laura Blanco de la Asociación de Estudios de Cannabis del Uruguay.

“De todas maneras no podemos distribuir más de 40 gramos por mes igual que como se dan en las farmacias, lo que serán usuarios medicinales en el futuro. Somos más de 550 los socios y nosotros ya desde hace 1 año conformamos un cultivo colectivo una experiencia para ver si con 45 socios se podía mantener los costos y llevar esta producción”, comentó.

Sobre los costos del abono de este particular club, Blanco explicó que “empezamos con una cuota baja, y la matrícula fue una cosa que fuimos incorporando durante el año, que son unos 300 dólares como inversión inicial para la infraestructura, porque es un lugar alquilado”.

En tanto la cuota social se ubica en torno a los 1500 pesos uruguayos, algo más de 65 dólares.

“El cultivo tiene que ser en el mismo lugar donde se mantiene el club. Hasta hace 1 año la asociación cultivaba en un lugar secreto, sólo lo sabía la comisión directiva y el jardinero que lo cuidaba. Repartíamos costos y cosechas entre todos, pero no llegábamos a 40 gramos, aunque cada vez se iba aumentando”, indicó.

El objetivo de estos clubes es “juntar usuarios que no pueden cultivar con jardineros que quieren cultivar más. La idea es conformar asociaciones de clubes”.

“Hay abuelas que plantan para sus hijos y nietos, para que no salieran a la calle a buscar”, comentó.

Audio completo de la entrevista

Viernes 27 de junio de 2014