“Conocí a dos Alejandros”, dijo Gonzalo Beccar Varela, amigo de Puccio en el club CASI

“Ellos (por los Puccio) vinieron desde el barrio de Flores a San Isidro, y lo llevaron a Alejandro a jugar al CASI, con sus dos hermanos. Yo lo entrené en juveniles, en menores de 15 y después llegué a jugar en primera con él , en 1978 cuando (Alejandro) llegó a Los Pumas”, comentó Gonzalo Beccar Varela, ex rugbier del CASI, y de la selección argentina, sobre cómo conoció al famoso clan.
“Con Alejandro (Puccio) compartí un montón de cosas. En las giras se convive casi un mes y se empieza a conocer bien a las personas. Para mí fue una sorpresa encontrarme con toda esa situación, que para mí fue un desastre. Luego apareció la relación del padre con la Triple A, y su participación en la dictadura eso fue sorpresivo y terrible para todos los que jugábamos y compartíamos cosas con él”, expresó.

Sobre la famosa casa de la calle Martín y Omar en San Isidro, donde el clan mantenía encarcelados a sus secuestrados, Beccar Varela refirió haber ido seguido, sobre todo a ver a Alejandro Puccio, su compañero en el CASI.

He ido un montón de veces a la casa, y tocaba el timbre en el portón que ha salido ahora en todos los diarios y tardaban 5 o 10 minutos en atender. Y cuando me abrían, les preguntaba… Uno después empieza a atar cabos”, expresó.

“Cuando empieza a enterarse de estas cosas, porque no hay cosa peor en el ser humano que secuestrar a otro, y tenerlo encerrado. Decís la pucha, con quién estuve (..) Porque como yo digo, yo conocí a dos Alejandros”, precisó Beccar Varela sobre la doble personalidad de Puccio.

Sobre el rubgier dijo que tenía “una muy buena relación con su padre”, aunque siempre se lo notaba como un personaje “sumiso”.

Además Beccar Varela se refirió a la película “El Clan”, a la consideró una fiel representación de lo que era la familia, y felicitó al actor Peter Lanzani, que se pone en la piel de Alejandro Puccio. “Es impresionante cómo lo hace, no por el parecido físico sino por la parte interior de él, no entiendo cómo logró asimilar el personaje”, indicó.

También se acordó del encuentro que mantuvo con Puccio durante su detención en los tribunales

“Lo fuimos a visitar a la calle Viamonte frente al Teatro Colón, y en el mismo momento estaban juzgando a la Junta Militar y estaban los tres comandantes. Y él (por Alejandro Puccio) decía: ´mi viejo está loco´. Lo insultaba de arriba a abajo, y nos decía: ´mirá donde nos metió´”, apuntó aunque aclaró que el rugbier “siempre negaba todo”, al consultarle sobre los secuestros y homicidios perpetrados por el clan.

Audio de la entrevista

Miércoles 9 de septiembre de 2015