Construyen el primer reactor nuclear para generación eléctrica producido con tecnología argentina

Ricardo De Dicco, especialista en energía y tecnología nuclear, y director ejecutivo del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo comentó en Mañana Sylvestre detalles del nuevo reactor que se manufactura en la Argentina.

“Es un hecho histórico, porque es el primer reactor nuclear para la generación de energía eléctrica que se comienza a diseñar y a construir en este momento, no sólo en Argentina sino en Latinoamérica y en todo el hemisferio sur”, indicó Ricardo De Dicco, titular del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo.
Sobre el recorrido histórico del país en el manejo de esta tecnología, explicó que “Argentina va a cumplir en mayo 64 años de know how en dominio de la tecnología nuclear, porque nuestro primer reactor nuclear fue el RA1, construido en el año 1957. Se han construido más de una docena de reactores nucleares, en investigación y producción de isótopos y algunos también experimentales. Se han exportado 5 reactores nucleares y hay posibilidad de exportar más”.

Volviendo al nuevo reactor, De Dicco comentó que “ Carem es un proyecto que data de fines de la década del ´70, conceptualmente fue evolucionando muy lentamente durante los ´80, recién en los ´90 comenzaron a hacerse algunos pruebas de lo que vendría a ser su elemento combustible, y se lo denominó RA8, un reactor experimental que hizo Invap para la CONEA, en el complejo tecnológico de Pilcaniyeu, cerca de Bariloche”.

“Es a partir del 2006 que se recupera este proyecto que había quedado abandonado en los ´90. Se completó todo lo que es el diseño y desarrollo, y en el mes de enero comenzaron las obras civiles, y este fin de semana se inauguró esta primera etapa”, acotó.

El diseño de Carem 25

En cuanto a las características del reactor Carem 25, indicó que “Invap adjudicó a Industrias Metalúrgicas Pescarmona, la construcción del recipiente de presión del reactor. Carem es un reactor para la generación electricidad, refrigerado y moderado por agua liviana, a diferencia de agua natural que emplean reactores nucleares como el de Atucha I, II y Embalse”.

Este reactor podría utilizarse para la generación de electricidad, para satisfacer necesidades en las aglomeraciones urbanas o parques industriales, o utilizarse en locaciones muy remotas donde no llega el sistema interconectado y sea requerido para la explotación minera o hidrocarburífera.

Además, en lugar de utilizar uranio en estado natural, usará uranio levemente enriquecido. Por otra parte está autopresurizado, con seguridad inherente basado en seguridad pasiva, de construcción, operación y mantenimiento competitivos y sencillos.

“Es un reactor nuclear de potencia integrado, es decir que todo el circuito primario que comprende el núcleo, los generadores de vapor, el refrigerante primario y mecanismo de control absorbentes de neutrones y sistema presurización se encuentra contenido dentro de un mismo recipiente de presión del reactor. No es requerida la intervención humana o que un sistema instrumental accione los sistemas de seguridad, y resulta imposible que por negligencia humana o el mal funcionamiento de un sistema evite la ejecución del sistema de seguridad como ocurrió en la planta de Fukushima”, agregó el especialista en energía.

El prototipo que se está construyendo en la ciudad bonaerense de Lima tiene capacidad de generación de 27 megawatts que puede satisfacer las necesidades de una población de 100.000 habitantes. Es de baja potencia y la idea es que una vez concluido este prototipo de acá a 4 o 5 años, se pueda iniciar el proceso de fisión del reactor.

“La idea es evolucionar a un módulo de mayor potencia de 150 megawatt, que es casi la mitad de la potencia del Atucha I, y sería ya un modelo de fabricación en serie”, refirió De Dicco.

Martes 11 de febrero de 2014