COVID-19: “La situación es preocupante, tenemos la percepción que nuestra capacidad de respuesta no va a ser la misma”, indicó la Dra. Cristina Orlandi

Compartir

La jefa de área de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Zonal Francisco López Lima de General Roca, Río Negro, expresó su temor por la suba de casos de coronavirus en la región que pone en jaque el sistema sanitario.

Este martes se registraron en la Argentina 13.783 casos positivos de COVID-19 y 194 decesos. La cifra despierta las alarmas ante una eventual segunda ola anticipada de contagios en la previa al otoño.

En Mañana Sylvestre conversamos con la responsable del área de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Zonal Francisco López Lima de General Roca, Cristina Orlandi quien expresó su inquietud ante el panorama sanitario que asoma.

“Luego de un momento en que las cosas mejoraban, en diciembre con los casos volvieron a ir en aumento y ahora la situación es preocupante. A partir de julio llegamos al máximo aumento de camas que pudimos ofrecer en la región y siempre nos manejamos con ocupación completa. En general con mucho esfuerzo pudimos dar respuesta a toda la demanda”, indicó la médica en relación a la actualidad del sistema sanitario rionegrino y neuquino.

En cuanto a las conductas sociales, Orlandi advirtió por los peligros que significan el relajamiento en los protocolos sanitarios.

“Lo que se ve, lo que se observa en la comunidad es que hay uso de barbijo, pero se ven muchas reuniones clandestinas. Se ve mucha gente joven reunida en los espacios verdes, en bares y espacios cerveceros. Acá siempre hubo mucha circulación, y los controles no eran efectivos”, expresó.

En línea con esta flexibilización de controles y protocolos, la especialista en temas sanitarios alertó por el agotamiento físico y mental al que está expuesto el personal de salud, habida cuenta de un año en el que se ha trabajado a destajo para contener los efectos de la pandemia.

“Es preocupante la situación, porque tenemos la percepción que nuestra capacidad de respuesta no va a ser la misma. Nuestro personal está agotado, no tomo licencia desde marzo y en algún momento tiene que descansar. El trabajo fue mucho más sacrificado que lo normal, fueron intensas guardias, de 16 o 24 horas y en donde enfermería hizo doble turno”, apuntó.

Miércoles 13 de enero de 2021