Derivaciones del FIFAgate: “Los fiscales están más atentos a los medios de comunicación que a los códigos penales y procesales”, dijo Darío Villarruel

“En la causa de Fútbol para Todos Pablo Paladino fue investigado y sobreseído. Además no tiene absolutamente nada que ver. En Fútbol para Todos se investigó para los funcionarios incumplimiento de funcionario público, y para los dirigentes de fútbol, administración fraudulenta del dinero que les daba el programa para el tema de la administración de la AFA. No hay ningún soborno, corrupción ni nada”, explicó Villarruel en diálogo con Mañana Sylvestre.

Consultado sobre lo que adelantaron algunos medios de comunicación -que el fiscal Gerardo Pollicita pedirá la indagatoria de Aníbal Fernández, Pablo Paladino y otros ex funcionarios para que declaren por lo que dijo Burzaco sobre presuntos sobornos en el fútbol- Villarruel fue tajante: “Para citar a alguien a indagatoria hay que tener alguna prueba. Algo que se dice en EE.UU. no tiene autoridad legal -porque hay que pedir teóricamente la desgravación vía exhorto, mandarla a la Argentina, que eso se ratifique por la misma vía y eventualmente aportar alguna prueba de esa situación-. La indagatoria es el paso final previo a un procesamiento luego de haber investigado. Me parece que los fiscales están muy atentos a los medios de comunicación más que a los códigos penales y procesales”.

Porque Clarín lo dice
“Si quieren pedir la indagatoria basta con pedir la desgrabación –continuó Villarruel-, pero ese es un trámite complicado. Hace muchos años yo decía en broma que en la Argentina iba a pasar –y la verdad es que me estoy chocando con la realidad- que un día una resolución judicial iba a decir “hay que citar a fulano porque el diario Clarín lo dice…”. Y la verdad es que estamos llegando a ese momento. Los abogados no sabemos qué hacer desde el punto de vista del Estado de Derecho y el principio de inocencia… A cualquiera lo acusan”.

Villarruel aportó un dato final: “Ojo que Burzaco le está echando la culpa a un muerto, y de acuerdo a la ley en EEUU no te genera ningún beneficio. Digo por la aparición de otros nombres de personas vivas…, para ver si de alguna manera saca una tajada de los años de prisión que le pueden corresponder. Ojo. Está claro que contra los muertos cualquiera puede decir cualquier cosa por un simple hecho: el muerto no puede defenderse”.

Los argentinos involucrados
Con respecto a los argentinos involucrados en el FIFAgate, “Hugo y Mariano Jinkis (padre e hijo) están con absoluta libertad; no están con prisión domiciliaria. Lo que pasa es que en aquel momento no se siguió más el tema –comentó Villarruel-. Ellos se presentaron detenidos por el pedido de extradición. El juez Claudio Bonadío los detuvo, dictó la presión preventiva y ellos apelaron. La sala II de la Cámara Federal les dio la prisión domiciliaria y luego cuando se rechazó la extradición obviamente quedaron libres y deberán ser juzgados por esos delitos en la Argentina. Están acusados de pagar sobornos en los EE.UU. según lo que surgió, y EE.UU. pidió la extradición. Lo que pasa es que en Argentina rige el principio general de que cuando hay delitos similares o de características que pueden ser investigados en el país, las personas se quedan acá”.

“Para ser más concretos -añadió Villarruel-, si Burzaco no hubiese estado en el exterior estaría en la misma situación que los Jinkis. No hubiese pasado absolutamente nada. Y tendría causas en Argentina, que no lo iba a extraditar de ninguna manera, como se imaginarán… Así que la ´mala suerte` de Burzaco fue que estaba yendo a la reunión de la FIFA anual y alguien le avisó que había una orden de detención a muchos dirigentes de la FIFA. Él pudo zafar en un hecho también cinematográfico –estaba en el hotel y se escapó a Italia, a un pueblito donde nadie lo conocía, me hace acordar a las películas de la mafia…-. Y sus abogados empezaron a hacer alguna gestión para ver cómo arreglar para traerlo -esto se habla con los fiscales, no es ningún delito-. Cómo arreglar para traerlo, qué puede decir, qué puede mejorar en su situación procesal. Y en su momento se hablaba que desde acá le mandaban aviones para ver si lo podían traer en forma clandestina, para evitar el tema de los EE.UU. Es más, hubo mucho movimiento en la empresa en la cual él trabajaba para gestionar algún viaje indirecto vía otros países. Pero nunca salió: hubo gestiones para facilitarle el avión, que nunca salió porque iba a ser un vuelo irregular”.

Por su parte “José Luis Meiszner está en la misma situación que los Jinkis -completó Villarruel-. Está en Argentina, está libre. Y lo mismo Eduardo Deluca, aunque éste está con una situación de salud hace mucho tiempo y en ese momento decidieron levantarle la prisión domiciliaria”.

Jueves 16 de noviembre de 2017