“Desconfío de lo que pueda pasar en la final por el poder de turno, y los manejos de Angelici en AFA y Conmebol”, dijo Horacio Roncagliolo

Compartir

Luego del pedido del Presidente Macri de que la final por la Copa Libertadores entre River y Boca se juegue con presencia de público visitante, ambos clubes estarían por confirmar lo contrario.
Así lo adelantó en Mañana Sylvestre el fiscalizador de River Plate Horacio Roncagliolo, quien también dejó entrever su preocupación por un eventual favorecimiento a Boca, por la cercanía que tiene el club con el Gobierno de Macri.

“Desconfío de lo que pueda pasar en la final por las cosas que uno puede ver en el poder de turno, con los manejos de Angelici en AFA y Conmebol. Por entrar un minuto tarde a la cancha le ponen 50.000 dólares de multa a Gallardo y le prohíben entrar al partido siguiente. Todo esto llama la atención”, enfatizó el dirigente millonario.

Roncagliolo se inclinó a favor de la decisión de los clubes de no jugar con público visitantes y cargó duro contra los funcionarios de seguridad de la Nación, de Provincia y de Capital Federal.

“Ni Bullrich, ni Ritondo, ni Ocampo pueden organizar una fiesta en un pelotero”, ironizó.

Consideró como una “irresponsabilidad total” a las manifestaciones de Macri a favor de la presencia de ambas hinchadas en los estadios y consideró que sus declaraciones rozan “la pavada y la insensatez”.

A la vez reclamó la televisación de ambos encuentros por Tv Abierta para descomprimir la tensión de la gente y abrió la puerta para un eventual cambio de día, ya que lo clubes evaluarían jugarlos en día domingo.

Lunes 5 de noviembre de 2018