Drogas: “Quien habla de despenalización, piensa en un chico de clase media, y no en los sectores populares”, dijo el Padre Pepe

Compartir

El sacerdote José María Di Paola, conocido como el “padre Pepe”, quien trabaja hace años en barrios carecientes, en Mañana Sylvestre se mostró en contra de la despenalización de drogas y pidió más presencia del Estado y de la sociedad civil para luchar contra ese flagelo.

“Yo creo que para los que trabajamos con chicos en situación de marginal, desprotegidos, la despenalización no nos parece una decisión correcta, nos parece que más bien que se está pensando en un chico de clase media, que lo puede sostener su familia o tener otros vínculos sociales que lo fortalezcan, y cuando uno trabaja con sectores marginales, sabemos que la marihuana es la puerta de entrada a muchas otras drogas, y después los chicos no tiene de donde agarrarse, no están estudiando ni trabajando. Y estos planteos parten de la clase media, y alta, y no tienen en cuenta los sectores más populares”, reflexionó el padre Pepe, quien trabaja desde hace año evangelizando en barrios de bajos recursos.

Las amenazas al cura

El sacerdote comentó en Radio Del Plata que su migración en 2009 a Santiago del Estero, donde permaneció unos años, se debió a las amenazas de muerte que recibió por parte de sectores vinculados al narcotráfico.

“Era tenso el trabajo sobre todo para la gente me rodeaba que era mucha, y preferí para descomprimir la situación irme a misionar al norte”, dijo.

El rol de la sociedad civil

El Padre Pepe comentó que su tarea pasa por el ámbito de los llamados centros barriales, y “es una forma muy apropiada para trabajar el tema de las adicciones, especialmente en los sectores más vulnerables”.

“Es muy importante la labor de la sociedad civil para fortalecer el trabajo en los territorios, creo que se puede hacer mucho, nosotros a través de los centros barriales hemos recuperado muchos chicos. Es muy importante saber que todos podemos hacer algo, a veces se dice que el Estado está ausente sobre todo en la atención a los adictos, y porque son muchas décadas en las que todavía estamos atrás del problema”, agregó.

Las drogas en la villa

Respecto de cuáles son las drogas que más se consumen los sectores populares de los barrios pobres, el Padre Pepe explicó que “a veces es la marihuana, otras el alcohol combinados con pastillas. La droga en los sectores más pobres se tiene que trabajar de modo diferente porque puede ser más duro para la vida del chico, porque más allá de la sustancia el tema es lo que rodea la vida del chico. Lo rodea la pobreza, la miseria, la falta de oportunidades, hace que la droga sea mucho más terrible”.

El sacerdote trabaja actualmente en villas de la localidad de José León Suárez, en Villa Cárcova, Villa Independencia y Villa 13 de Julio, en una zona lindera al Camino de Buen Ayre.

El encuentro con el Papa

El “cura villero” además recordó la visita que hiciera tiempo atrás a su Santidad, sobre todo de un regalo bien futbolero: “Al Papa tuve la suerte de verlo y dar unas charlas en Italia y le regalé la camiseta de Huracán porque me parece que le faltaba, tenía demasiadas de San Lorenzo, y faltaba la nuestra. Fue un momento muy emocionante”.

Audio completo de la entrevista

Miércoles 19 de febrero de 2014