«La decisión que tomó el Gobierno es para el bien de los trabajadores”,dijo Leandro Monzón, delegado de Vicentin

El referente gremial de la agroexportadora Vicentin expresó en Mañana Sylvestre la posición de los empleados de la compañía y remarcó que la intervención despertó esperanza por la preservación de las fuentes laborales. “Acá hubo una alegría grande de todos, no es (toda) la realidad lo que se vio en las marchas", apuntó.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Este miércoles se conocieron las imágenes de las protestas llevadas adelante en las ciudades santafesinas de Reconquista y de Avellaneda contra la intervención estatal a la alimenticia Vicentin. Sin embargo, otros puntos de vista se expresaron sobre el caso, como la voz del delegado de los trabajadores de la agroexportadora, Leandro Monzón, quien en diálogo con Mañana Sylvestre salió a respaldar la decisión tomada por el presidente Alberto Fernández.

«La decisión que tomó el Gobierno de intervenir y recuperar la empresa es para bien de los trabajadores. Hubo una alegría grande en todos acá. No es (toda) la realidad lo que como se vieron en las marchas», dijo Monzón en charla con Gustavo Sylvestre.

Respecto del pensamiento mayoritario de los trabajadores de Vicentin, el referente gremial destacó el nivel de incertidumbre que generó entre los empleados la situación financiera de la agroexportadora.

“La pregunta clave es: ¿Qué conviene? ¿Qué venga el Gobierno y ayude a una empresa nacional o que venga una multinacional y dentro de dos años se termine yendo de la ciudad y se pierden fuentes de trabajo», expresó Monzón.

Sostuvo que el panorama ya era muy incierto para los trabajadores de la planta en la e previa a la cesación de pagos cuando se cerraron procesos productivos a fines de 2018 como fue el caso de una envasadora y una refinería de aceite. “Allí perdimos a 40 compañeros por retiros voluntarios, y después terminaron despidiendo 5 trabajadores», indicó.

“El sindicato venía en puja con la empresa, no clarificaban como iba a ser el futuro de la empresa, cuando pasó lo de la cesación de pagos la incertidumbre se doblegó, los compañeros estaban muy preocupados», acotó.

“Es inexplicable lo que sucedió porque acá lo que se veía era la expansión de la empresa y el año pasado se hablaba de la compra de un puerto en Bahía Blanca. Estaban haciendo un edificio acá que iba a ser modelo a nivel nacional y se paró toda la obra en octubre”, precisó.

Jueves 11 de junio de 2020