Eduardo López: “El número de casos prácticamente se cuadriplicó respecto a 30 días atrás, es un rebrote de la primera ola”

Compartir

El médico infectólogo se refirió en Mañana Sylvestre al aumento súbito de casos de COVID-19 en Argentina, y lo relacionó con cierto relajamiento de las conductas sociales. “Hubo una interpretación errónea de la comunidad que pensó que esta enfermedad ya estaba controlada porque bajaban los casos”, dijo.

Este miércoles volvió a registrarse un número alto de contagios diarios de coronavirus, y el reporte oficial entregó la cifra de 12.725 y 135 muertes, lo que vuelve a encender alarmas de cara a un eventual regreso a picos máximos de la pandemia.

Para analizar la coyuntura sanitaria consultamos al médico infectólogo Eduardo López, y subrayó que esta suba de casos podría tener que ver con un “rebrote de la primera ola” de COVID-19 en Argentina.

“Esto sigue siendo una primera ola porque Argentina nunca tuvo un número muy bajo de casos.
El número más bajo fue el 6 de diciembre, con 3800 y algo. Desde ahí comenzó la subida y la media móvil de siete días se duplicó, de 5.000 a 11.000 contagios. El número de casos se cuadruplicó prácticamente en el último mes y esto es un rebrote de la primera ola”, puntualizó el experto.

Para López, este aumento de contagios está relacionada con la flexibilización de protocoles y el relajamiento social frente al COVID-19, probablemente por una sensación generalizada de hartazgo.

“Creo que hubo una interpretación errónea de que la enfermedad estaba controlada.
Lo ves en las playas, creyendo que el aire libre elimina el contagio. La gente puede estar cansada de una cuarentena larga”, dijo y recordó que mucho contribuyó a este rebrote manifestaciones masivas como las que hubieron durante el tratamiento de la ley de interrupción voluntaria de embarazo en el Congreso o celebraciones de hinchadas como las generadas por simpatizantes de River, de Boca o de Racing, entre otros.

Acerca del futuro mediato, López no descarto el regreso de restricciones mayores como las ocurridas meses atrás.

“Italia, España, Francia y Alemania tienen cierres importantes. El toque de queda sanitario se ha instrumentado también en Europa. Tenemos que convencernos de que esas medidas siguen vigentes y se pueden volver a tomar si los casos siguen subiendo”, apuntó.

Por último cuestionó el uso del dióxido de cloro como eventual tratamiento para el COVID-19, y sostuvo que este debate “es un absurdo” sanitario porque “está demostrado a nivel mundial que es peligroso para la salud”.

Jueves 14 de enero de 2021