El caso del geriátrico de Caballito que pagaba $500 de agua y recibió facturas por hasta $18.000

Compartir
Etiquetas, ,

“Es un comercio pequeño, con 15 residentes permanentes y 3 concurrentes, veníamos pagando de $500 a $1.000 de agua. Cuando ingresó este Gobierno nos vino un aumento de hasta $5.000, al siguiente mes fue de $15.000, luego $18.000. Nuestros consumos de agua no han cambiado desde hace años, y yo trabajo aquí desde hace 8 años”, dijo Jesica D´Elía, encargada del geriátrico Dulce Hogar, ubicado en el barrio porteño de Caballito, sobre la disparada de costos del servicio de agua que jaquea al comercio.

“Se hizo un reclamo y nos vino esta factura de $10.000. Tenemos inspecciones y tratamos de mantener para que no haya pérdidas. Y el consumo es siempre el mismo. Pero ellos ponen el valor que se les ocurre”, agregó.

Respecto de los problemas económicos que atraviesa el geriátrico por la enorme suba de costos, y la imposibilidad de trasladarlos de lleno en los clientes, D´Elía apuntó: “No se puede vivir así. Está el costo de la alimentación de las abuelas, de los sueldos de profesionales, de los médicos, aparte de los empleados… no se pueden pagar estos importes con todos los gastos que hay”.

Audio de la entrevista

Martes 1° de noviembre de 2016