“El control de la Ciudad sigue siendo una caja de corrupción”, dijo padre de víctima de Cromañón

El abogado José Iglesias estuvo en Mañana Sylvestre, y comentó la decisión de la Cámara de Casación de disponer el cumplimiento de las penas a las que fueron condenados el ex gerenciador del boliche República Cromañón Omar Chabán y los integrantes del grupo de rock Callejeros y dijo que “la grave enfermedad que tenemos en la Ciudad es el control comunal”, que sigue siendo una tema pendiente para la sociedad porteña.

“Lo esperábamos antes de fin de año, no fue sorpresivo desde lo técnico porque después del fallo de Casación el único tema por el que podía ir a la Corte ya Casación lo había tratado con mucha contundencia entonces era muy difícil que este tribunal que es el que controla la razonabilidad y la constitucionalidad también por delegación de la propia Corte, acepte un recurso”, aseguró el Dr. José Iglesias.

“Además la Cámara de Casación dispuso la inmediata ejecución cosa que habitualmente no hace, que simplemente rechazan los recursos y los devuelven, y fue todo un gesto simbólico y ojalá que esto no sea una excepción, sino que sea el camino porque desde ayer hay 3 funcionarios que tienen que cumplir penas de prisión por delitos graves y esto no existía antes. Es la primera vez”, destacó quien es padre de una de las víctimas de la tragedia ocurrida el 30 de diciembre de 2004 en el barrio porteño de Once.

De hecho ya está detenida la ex subsecretaria de Control Comunal, Fabiana Fiszbin, condenada a 4 años de prisión. También deberán cumplir penas Ana María Fernández y Juan Carlos Torres funcionarios del sector Habilitaciones y Control.

El Tribunal Oral y la Casación calificaron la tragedia de Cromañón como un incendio culposo, sin intencionalidad ni dolo eventual, pero con gravísimas negligencias y coimas, y en el que murieron 194 personas, la mayoría jóvenes.

La sanción a Callejeros

Iglesias se refirió al fallo que castigó a los integrantes de la banda Callejeros e indicó que “hay algo que no se dice y se debería decir, porque Callejeros además del aliento de las bengalas, está condenado por el delito de cohecho por haber coimeado para que la Policía no infraccionara las contravenciones que se cometían dentro del local”. “Son coimeros, dejemos los discursos de lado”, disparó.
Iglesias comentó que estas coimas tenían como objetivo hacer pasar desapercibidas las “fallas en la organización, la capacidad excedida respecto de la habilitación, el uso de pirotecnia, y el consumo de alcohol. La primera infracción fue juntar 5.000 personas en un local con una habilitación de 1.031”.

Lamentablemente esto se repite siempre, porque el boliche Beara en el 2010 se derrumba. Ese combo está presente en la tragedia de Once, está presente en los derrumbes enormes que hay en la Ciudad, es el combo que tiene un nombre y que se llama corrupción”, fustigó.

Es la gran enfermedad que tenemos en la Ciudad en el tema del control comunal. Lo que ha cambiado con Macri es que ha cerrado con ajenos su responsabilidad al crear el Organismo de Control Comunal para que no le llegue a él. Pero hoy se ha perfeccionado el sistema de coimas que había inaugurado Ibarra, por eso ocurren las cosas que ocurren, hay muertos, y ni siquiera en las conferencias de prensa aparece el jefe de Gobierno”, concluyó.

Viernes 21 de diciembre de 2012