“El freezer estaba en una graduación que no correspondía para la conservación de las vacunas”, dijo el fiscal de Azul, Marcelo Sobrino

Compartir

El fiscal general del departamento judicial de Azul, en la provincia de Buenos Aires habló de la investigación judicial que se inició tras el descarte de 400 vacunas contra el COVID-19 que perdieron la cadena de frío. Aseguró que se harán las pericias necesarias para determinar si hubo responsabilidad penal en el hecho y se cotejarán también las cámaras de seguridad, a la vez que no descartó que el caso pase eventualmente al fuero federal.

El ministerio de Salud bonaerense debió descartar 400 dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus tras verificar la pérdida de la cadena de frío necesaria para el mantenimiento del fármaco, dosis que estaban listas para ser aplicadas en el Hospital Oncológico de la ciudad bonaerense de Olavarría.

“Lo que se sabe es que el freezer estaba en una graduación que no correspondía para la conservación de las vacunas. Si eso fue una situación mecánica o un atentado para que ocurriera apropósito o fue un problema de electricidad lo estamos investigando”, comentó Marcelo Sobrino, fiscal general del departamento judicial de la ciudad de Azul.

Agregó que la causa “está en etapa probatoria. Las dosis estaban a 26°C en lugar de a -18°C. La fiscal ayer estaba buscando hacer las pericias. también en las cámaras de seguridad”.

Aseguró que se investigará a todo el personal que tuvo acceso a los congeladores donde se guardaban las vacunas, y consideró posible un eventual pase del caso al fuero federal. Por otra parte Sobrino no descartó posibles responsabilidades del intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, aunque aclaró que aún es prematuro poder hacer una evaluación del caso.

“Primero hay que determinar los hechos. Tenemos que hacer un diagnóstico concreto de la situación”, consignó.

Martes 5 de enero de 2021