Carta de Vargas Llosa: “Hay que responderle, no se puede dejar pasar tal desinformación», indicó Marco Enríquez-Ominami

El ex candidato presidencial chileno e integrante del Grupo de Puebla, en charla con Gustavo Sylvestre, rechazó el escrito realizado por Mario Vargas Llosa y aseguró que “todos estos líderes de la derecha continental han sido grandes frenos a la Justicia social”.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Tras el polémico escrito publicado por el escritor peruano Mario Vargas Llosa titulado “Que la pandemia no sea pretexto para el autoritarismo”, se alzan nuevas voces en rechazo de la misiva. En Mañana Sylvestre, el dirigente chileno y miembro del Grupo de Puebla Marco Enríquez-Ominami cuestionó los enunciados escritos por Vargas Llosa, calificó a la carta como “infantil” y llamó a los estadistas progresistas de América a unificar una respuesta oficial.

La carta firmada por Vargas Llosa alertaba por un eventual “avance del populismo” y del “autoritarismo” durante la crisis sanitaria y llevó las firmas de dirigentes de la derecha latinoamericana como Mauricio Macri, Luis Alberto Lacalle Pou, Álvaro Uribe, entre otros.

“Hacen una especie de rabieta muy imprecisa a pesar de tener a un escritor como Vargas Llosa que escribe muy bien. La carta es muy mala, son tres párrafos muy mal escritos y es un debate entre progresistas y conservadores. Porque estamos los que buscamos desbloquear nuestras sociedades, y los que están bloqueando. Todos estos líderes de la derecha continental han sido grandes frenos a la Justicia social, se dedican todo el día a bloquear”, dijo Marco Enríquez-Ominami en Mañana Sylvestre.

“Yo soy de la idea de responder, porque no se puede dejar pasar tanta desinformación, porque si no se desmienten las cosas, empiezan a correr. Ellos son de ultraderecha porque están a la derecha de (Jacques) Chirac en Francia”, dijo.

Más adelante, Enríquez-Ominami destacó la posición Kristalina Giorgeva, titular del Fondo Monetario Internacional quien días atrás llamó a los Estados a ampliar el gasto social y volcar mayores recursos a las economías.

“Abran el grifo y gasten dijo la directora del FMI y no es precisamente el Che Guevara. Yo soy partidario de una fuerte inyección de dinero a los bolsillos de los ciudadanos de América Latina, una fuerte expansión del gasto fiscal, después se ve cómo se pagan las cuentas”, remarcó.

A la vez, el político chileno se pronunció a favor de un “impuesto muy duro a los activos financieros no tangibles de los ciudadanos ricos”, como forma de financiación adicional para los Estados.
Puntualmente, sobre el estado de situación política que se vive en Chile tras las olas de protestas contra el gobierno de Piñera, Enríquez-Ominami comentó que actualmente “hay focos de protesta pero son muy mínimos. Pero creo que frente a una estrategia confusa en lo sanitario -porque no se sabe adónde se va- y la lentitud con la que actúa el gobierno aunque hace esfuerzos pero son completamente insuficientes para lo que Chile necesita, y se va a acumular mucha rabia. Creo que va a reeditarse este movimiento sociales ni bien se normalicen las cosas”.

Aseguró que el presidente chileno si bien recuperó algo de popularidad, aún está por el piso la imagen positiva de Sebastián Piñera, que pasó del 6% al 13% según recientes sondeos.

Viernes 24 de abril de 2020