Pablo Gentili: “Lula sufrió un plan de desestabilización que se aplica no solo en Brasil si no en otros países del mundo”

El analista político internacional argentino y radicado en Brasil, en charla con Gustavo Sylvestre, opinó sobre los filtraciones dadas a conocer por un medio estadounidense que revelan que hubo un entramado entre Justicia, medios y poder en la condena a Lula da Silva.
Compartir
FacebookTwitterGoogle+

Una verdadera conmoción se vive en Brasil tras confirmarse que el ex juez y actual ministro de Justicia del país vecino, Sergio Moro, armó la operación ‘Lavajato’ para perjudicar al ex presidente Lula da Silva, pruebas que ahora se revelan a partir de filtraciones publicacas por un portal web de EEUU.

En charla con Sylvestre estuvo el profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro y Ex secretario ejecutivo de CLACSO, Pablo Gentili quien analizó cómo sigue el caso en Brasil y los efectos que podría tener en el ámbito político local.

“Esto es dinamita pura porque lo que se pone en evidencia es lo que ya se sabía porque la causa de Lula es parte de un plan de desestabilización democrática que se aplica no solo en Brasil sino en otros países del mundo”, sentenció Gentili.

Para el analista política internacional “hay varios actores que confluyen en esos intereses” porque “la Justicia no actúa imparcialmente en estos casos, y lo que pone en evidencia estas filtraciones es la cocina del diálogo entre el juez Moro que se presentaba con un aura de imparcialidad y transparencia que ahora cae al mostrarse con los fiscales de la causa Lava Jato, y de los 18 que participaron tuvo diálogo con al menos 11 armando lo que fueron pruebas con un altísimo grado de fragilidad contra Lula”.

Según Gentili, ex juez demostraba enorme grado de preocupación por las elecciones un tema que debiera estar lejos de los criterios judiciales. Además consignó que Moro trabajó para “perjudicar al PT” y por el contrario operó para “beneficiar a Jair Bolsonaro”.

Aseguró que en este marco, “los medios taparon todo porque también eran parte de un juego diabólico de interceptación de la democracia”.

Con las pruebas a la vista y con el efecto que tiene este tema en el ambiente político brasileño, según Gentili el gobierno de Bolsonario solo tiene dos vías: “Una es defender a Moro hasta las últimas consecuencias pero hoy eso parece improbable, porque esto va creciendo ante la incertidumbre de todos. O bien encontrar un chivo expiatorio que puede ser Moro. El Gobierno está dando señales de que puede dejar a Moro más solo”.

Martes 11 de junio de 2019